Patrulla entre Siria y Turquia
Varios soldados turcos patrullan cerca de la frontera con Siria en la región fronteriza suroriental de Akcakale, Sanliurfa (Turquía). Aykut Unlupinar / EFE

El Gobierno de Turquía ya tiene en sus manos el permiso parlamentario para enviar tropas a Siria, aunque ha rebajado este jueves la tensión al reconocer que Damasco ha lamentado el ataque contra el territorio turco ocurrido el miércoles.

"Lo han reconocido y han prometido que esto no volverá a pasar, y esto está bien", manifestó ante la prensa en Ankara el viceprimer ministro turco, Besir Atalay, en referencia al proyectil que impactó en un pueblo turco y dejó cinco muertos y trece heridos.

Naciones Unidas ha mediado, hablaron anoche con Siria y se hizo esta declaración "Naciones Unidas ha mediado, hablaron este miércoles por la noche con Siria y se hizo esta declaración", detalló el viceprimer ministro a la prensa, momentos después de aprobarse la moción del Parlamento que autoriza al Gobierno a enviar tropas "a países extranjeros". La moción da carta blanca al Gobierno y achaca a las Fuerzas Armadas sirias la responsabilidad de las acciones militares que llevaron a lo que el texto califica de "ataque abyecto".

"No es una moción a favor de la guerra. La hemos aprobado por si la necesitamos en el futuro. Tiene una función disuasoria", precisó el viceministro y portavoz del Gobierno. Atalay subrayó que Turquía tomaría todas sus decisiones respecto al conflicto sirio en coordinación con la comunidad internacional. "La decisión que tome la OTAN será muy importante. Las declaraciones de otros países y de la ONU están en primera línea", aseguró el representante turco.