El Ayuntamiento de Madrid ha abierto un expediente informativo por la negativa del restaurante La Favorita a celebrar un banquete de boda entre homosexuales.

La decisión se toma "ante las noticias aparecidas en los medios de comunicación"

Tal y como adelantó el viernes 20 minutos en exclusiva, el restaurante, ubicado en la calle Covarrubias (Chamberí), se negó, según los contrayentes, a que éstos celebraran allí su banquete de boda. A Juan Álvaro García y a su novio les dijeron que no podían celebrar el convite en su local "por ser homosexuales".

El objetivo del expediente abierto, según explicó ayer Miguel Ángel Villanueva, concejal de Economía del Ayuntamiento de Madrid, es "conocer el fondo de los hechos".

La decisión se toma "ante las noticias aparecidas en los medios de comunicación". A lo largo de esta semana se recabará el testimonio de los responsables de la Fundación Operística de Navarra (institución de la que depende el restaurante) y de Juan Álvaro y su pareja. "Será a partir de ahí cuando se decida si se aplica una sanción", aclararon ayer fuentes del Ayuntamiento. Por su parte, los novios piensan presentar hoy una denuncia de parte ante el Servicio Municipal de Consumo.

"Castigo ejemplar"

Las mismas fuentes tampoco especificaron qué tipo de multa podría recaer en el local. La portavoz de IU en el Ayuntamiento, Inés Sabanés, exigió ayer que el castigo debe ser "ejemplar", al considerarlo un caso "flagrante de discriminación".

El marco jurídico aplicable en este caso es el capítulo 124.14 de la ordenanza de protección a los consumidores, en el que se penaliza la "negativa injustificada a satisfacer las demandas del consumidor producidas como cualquier forma de discriminación".

Ante la apertura del expediente, los responsables de La Favorita rehusaron hacer declaraciones y alegaron que, de momento, la dirección "no se pronuncia".

"No queremos que lo cierren"

Esperamos que lo que nos han hecho no quede impune

La alegría era ayer patente en Juan Álvaro García. Este economista, de 45 años, y su pareja han empezado a ver que lo que pretendían puede hacerse realidad: que la discriminación que sufrieron por ser homosexuales tenga castigo.

"Esperamos que lo que nos han hecho a mi novio y a mí no quede impune". No obstante, comprende que La Favorita "da trabajo a mucha gente, por eso no queremos que lo cierren".