El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Luis Planas, ha destacado este jueves la importancia que, a su juicio, tendrá el Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea previsto para los próximos días 22 y 23 de noviembre en la negociación de la reforma de la Política Agraria Común (PAC), proceso para el que ha pedido la "unidad" y el "apoyo" de los grupos políticos con representación en la Cámara andaluza.

En comisión parlamentaria, Planas ha querido lanzar un "mensaje de esperanza" a los agricultores y ganaderos andaluces, si bien ha remarcado que las condiciones en las que se enmarca la negociación "no son nada fáciles", puesto que los 27 Estados miembros de la UE "tienen intereses agrícolas" y "llegar a un acuerdo entre ellos es una labor rompecabezas", de ahí que haya deseado un "buen resultado" para España en la cita comunitaria de noviembre, porque, según ha subrayado, eso sería también "bueno para Andalucía".

Además, en su intervención, el titular andaluz de Agricultura ha valorado la labor llevada a cabo en este aspecto por el Gobierno central a través del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que dirige Miguel Arias Cañete, que, según ha enfatizado, "por primera vez" ha posibilitado que las comunidades autónomas españolas se hayan desplazado unidas a Bruselas para "defender un interés común".

Y es que, a juicio de Planas, la negociación de la reforma de la PAC se encuentra actualmente en una "primera fase" en la que priman los intereses nacionales frente a los regionales y sectoriales, que ya serán objeto de discusión, ha precisado, en una "segunda fase".

Al entrar a desgranar la situación en la que se encuentra la negociación de los puntos que considera más destacados de esta normativa, el consejero de Agricultura se ha referido al modelo de financiación propuesto, planteado en términos "nominales y no reales", algo que la Junta rechaza al considerarlo "injusto e insuficiente" para la comunidad.

De igual modo, ha abogado por "depurar" en el texto de la reforma el concepto de "agricultor activo", algo que, según ha adelantado, sería una tarea que la Comisión Europea dejaría a cargo de los distintos Estados miembros, según evoluciona la negociación, y ha defendido que la "convergencia" de las ayudas agrícolas, derivada de la incorporación a la UE de nuevos Estados miembros, se realice de forma "progresiva y gradual entre los años 2014 y 2020".

En este sentido, el consejero andaluz del ramo ha apoyado la posible consideración de Andalucía como región "intermedia" a la hora de ser tenida en cuenta en el reparto de la financiación, abandonando su condición de región de "cohesión" en la que hasta ahora se ha situado en esa materia.

Igualmente, y en relación al establecimiento de un 'pago verde', Planas ha reconocido la "probable necesidad" de este elemento, si bien ha apostado por que, a la hora de articular ese tributo, se tengan en cuenta, por el bien de los intereses de Andalucía, tanto "el conjunto de la superficie destinada a cultivo ecológico" como la dehesa mediterránea.

PP-A:

"es el momento del consenso"

En su turno de palabra, el parlamentario del Grupo Popular Miguel Ángel Araúz ha elogiado la exposición "llena de sensatez y sentido común" del consejero, a quien le ha agradecido el "reconocimiento" realizado a la labor del ministro Arias Cañete, una actitud que juzga "muy positiva", y se ha mostrado convencido de que "es el momento del consenso" en esta materia.

Así, ha abogado por mantener "una voz única" en Europa, algo que, en su opinión, no ocurrió en la etapa del anterior Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando se dieron "pasos atrás" al respecto, lo que "debilitó" la posición de España.

"El consejero ha entendido perfectamente que los intereses de España son los de Andalucía en agricultura, y viceversa", ha subrayado el representante 'popular', que ha situado al olivar, el regadío y la dehesa como elementos "prioritarios".

Además, ha coincidido con el consejero en abogar por "conseguir un periodo de transición" en la implantación de los cambios que se vayan a introducir, en destacar la importancia del Consejo europeo de noviembre, que "va a marcar el destino de la reforma", y en atender primeramente a los intereses nacionales para "mantener intacta la partida presupuestaria" de la que podría beneficiarse España, "que ya luego vendrá el debate regional y sectorial".

En este sentido, Araúz ha señalado que su partido es "optimista" en este asunto, "y tras escuchar al consejero, aún más", y ha manifestado su "esperanza" en lograr buenos resultados para Andalucía al final del proceso de negociación.

PSOE-A:

La cumbre de noviembre será "vital"

Por su parte, el diputado autonómico socialista Miguel Castellano ha felicitado el trabajo del consejero, con quien comparte la idea de que el Consejo de la UE de noviembre será "vital" para el resultado final de una negociación que espera que concluya con "el mejor resultado para los agricultores y ganaderos andaluces".

Según ha explicado Castellano, el PSOE aboga por que los "pagos directos" transferidos a España mantengan "el mismo volumen que hasta ahora", algo que, ha reconocido, es "difícil" por la incorporación de más países a la UE.

Además, el representante socialista ha rechazado que se establezca "un pago plano que no tenga en cuenta hechos diferenciales entre agricultura", y ha abogado por "favorecer" la agricultura "activa y la que cuida la sostenibilidad medioambiental".

De igual modo, Castellano comparte la idea de establecer un periodo de "transición" a la hora de aplicar las modificaciones aprobadas, y ha defendido el establecimiento de "mecanismos de intervención" en el mercado agrario.

IULV-

Ca aboga por un "modelo social de agricultura"

Por último, la representante de IULV-CA en la Comisión de Agricultura, María Dolores Quintana Campos, ha respaldado la idea de "articular un posicionamiento común" en la negociación de la reforma de la PAC, que juzga como un "desafío importante" y que, en su opinión, debería "fomentar un modelo social de agricultura" y servir para "consolidar un mercado justo".

Para Quintana, la nueva PAC "debe ser capaz de procurar una renta digna a agricultores y ganaderos, así como preservar el medio ambiente y regular el funcionamiento de cadena alimentaria", y las ayudas que se recojan en ella "deben vincularse al mantenimiento real de la producción agraria, nunca sólo a la posesión de la tierra".

Además, la parlamentaria de la federación de izquierdas, que ha recordado el carácter "vital" que tiene la agricultura para la economía andaluza, apuesta por unificar las "exigencias" impuestas a terceros países a la hora de regular las importaciones, para que éstas sean "iguales" que las que se marcan a Estados europeos, y ha rechazado una posible "desregulación total" de los mercados.

PLANAS,

"optimista en términos razonables"

En su turno de respuesta a las intervenciones de los distintos representantes de grupos parlamentarios, Planas se ha confesado "optimista en términos razonables" acerca del resultado final del proceso de negociación, ya que cree que puede concluir "en el verano de 2013" con un "buen resultado", por lo que ha querido lanzar "un mensaje de esperanza" a los agricultores.

Sin embargo, tras precisar que apoyará al Gobierno central "cuando sus decisiones beneficien a Andalucía", el consejero ha señalado que habrá que mantener "la máxima tensión hasta el final" en esta negociación, en la que Andalucía "se está jugando una parte muy importante de su agricultura y ganadería".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.