Los más de 50 profesores ayudantes doctores de la Universidad de Málaga (UMA) han constituido una plataforma para reclamar una solución ante "la incertidumbre" en cuanto a su futuro. Para ello, están contactando, además, con otros afectados a nivel andaluz.

Esta figura contractual supone una vinculación máxima de cinco años con la Universidad, tiempo durante el que tienen dedicación a tiempo completo y responsabilidad en tareas de docencia e investigación al más alto nivel.

Y, según el Convenio Colectivo del Personal Docente e Investigador de las Universidades Andaluzas, los profesores ayudantes doctores tienen derecho a concursar a una plaza de profesor contratado doctor —que supone una vinculación indefinida— una vez que obtengan la acreditación para ello de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (Aneca).

Sin embargo, y a pesar de que casi todos los que finalizan contrato en los próximos meses poseen esta acreditación, la Universidad de Málaga no convoca ninguna de estas plazas desde el pasado 1 de enero debido a la entrada en vigor del RD 20/2011, de medidas urgentes para la corrección del déficit público.

Esto podría suponer la pérdida del puesto de trabajo a la finalización del contrato, según han advertido desde el colectivo a través de un comunicado, con lo que "la consolidación de esta larga trayectoria queda en peligro" y la preocupación de estos docentes "se acrecienta".

Ante esta situación, representantes del colectivo en el que se han constituido estos docentes fueron recibidos el pasado jueves por la vicerrectora de Ordenación Académica y Profesorado de la UMA, María José Blanca; quien, al parecer, les trasladó que la postura de la Universidad es la de "querer mantener a todo su personal, pero las opciones que se plantean aún dependen en gran medida del acuerdo común al que llegue junto con las restantes universidades andaluzas".

Estos docentes lamentan que, si finalmente se decide prescindir de esta figura o mermar sus condiciones laborales, "nos encontraríamos ante un perjuicio para la propia UMA, ya que no podría contar con su importante labor docente e investigadora y la gran experiencia acumulada tras años de dedicación a la Universidad".

Además, han añadido que la mayor parte de este colectivo "está en su treintena, un momento vital delicado, pues tienen familia a su cargo e, incluso, en algunos casos sus ingresos son los únicos que sustentan el hogar".

SOLUCIONES

A juicio de los afectados, la solución "deseable" sería una actualización de sus contratos a la siguiente figura dentro de la carrera académica, es decir, la de profesor contratado doctor, "tal y como también defienden principalmente los sindicatos".

Asimismo, la plataforma ha recopilado información sobre las soluciones que se están poniendo en práctica en otras universidades, entre las que se encuentra la promoción automática del personal debidamente acreditado, que tiene como objeto ocupar el lugar que a la finalización de contratos dejaría vacante y conseguir "la merecida permanencia, sin interinidades ni incertidumbres" de estos docentes.

En este sentido, han afirmado que estos profesores constituyen "el relevo generacional lógico de la UMA, de la que reclaman que defienda la promoción a profesor contratado doctor de un modo claro y explícito en cualquier foro en el que se debata sobre su futuro".

El próximo lunes, 8 de octubre, tendrá lugar una reunión de todos los vicerrectores de Andalucía implicados, en la que finalmente se tomará una decisión, según han informado desde la plataforma de profesores ayudantes doctores de la Universidad de Málaga.

Consulta aquí más noticias de Málaga.