El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado en su reunión de este jueves una inversión de 4.053.390 euros para la contratación del programa de vigilancia, control y erradicación de enfermedades de la cabaña ganadera, núcleos zoológicos y fauna silvestre de Castilla y León, durante el año 2013.

Según ha explicado el portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, el objetivo de este programa es elevar el "ya de por sí altísimo nivel de la sanidad animal de la cabaña ganadera regional" como una "clara apuesta" por mejorar la salud pública y contribuir al desarrollo del sector ganadero de la comunidad.

Este programa da continuidad a las inversiones realizadas durante los últimos años que han permitido "significativas reducciones" de los datos de prevalencia de las enfermedades más comunes. Así, desde el año 2007, la prevalencia de la tuberculosis bovina se ha reducido casi un 40 por 100, la brucelosis bovina se ha reducido más de un 76 por 100, y la brucelosis ovina-caprina prácticamente se ha erradicado, con una única explotación ganadera con positivo en 2011.

Para la Junta, estos "buenos datos" de salud de la cabaña ganadera permiten una "importante reducción" del número de actos clínicos y de pruebas a efectuar en las explotaciones, "lo que supone una importante ventaja competitiva para el sector en Castilla y León".

Según ha recordado el portavoz, en 2012, los bajos índices de prevalencia han permitido que, de acuerdo con la normativa de la Unión Europea, más de la mitad de las explotaciones de ganado bovino "sólo hayan tenido que ser sometidas a un único chequeo anual por Brucelosis y Tuberculosis, algo que se mantendrá en 2013".

Respecto a las explotaciones de ovino y caprino, se ha pasado de muestrear todas las reses ovinas y caprinas durante el año 2010 a muestrear solo el 25 por ciento durante 2011 y 2012, "y a una rebaja aún mayor en 2013, en que sólo será necesario muestrear el 10 por ciento".

El Gobierno regional considerada que la presencia o ausencia de enfermedades animales desempeñan un "papel crucial" en el crecimiento económico ganadero y en la competitividad de las explotaciones de Castilla y León ya que los programas de erradicación de enfermedades en los animales permiten obtener la calificación sanitaria del territorio en el que se encuentran ubicadas las explotaciones ganaderas.

Esta calificación lleva implícitos, por un lado, la eliminación del riesgo de transmisión de enfermedades animales para la salud humana, y por otro, el acceso al libre comercio de los animales.

Las medidas que se incluyen en este programa son: la recogida de muestras en campo, mataderos, industrias de transformación de cadáveres y cualquier otro lugar determinado por la Consejería de Agricultura y Ganadería hasta la captura y descarga en equipos informáticos de los datos exigidos por los programas informáticos de la Administración; la vacunación, como modo preventivo, a aquellos animales que sea obligatorio; y el marcado y sacrificio, en su caso, de los animales de las especies objeto de los distintos programas, sospechosos o positivos de las enfermedades.

El programa prevé la realización, a lo largo del próximo año, de 1.900.000 actos clínicos normalizados a todos los animales de las explotaciones ganaderas, núcleos zoológicos y fauna silvestre de todos los municipios y explotaciones de Castilla y León.

Los procesos infecciosos incluidos en los Programas oficiales de erradicación de enfermedades de los rumiantes son: la tuberculosis bovina, la brucelosis bovina, la brucelosis ovina y caprina, la leucosis bovina y la perineumonía bovina. En el desarrollo de la lucha contra estas enfermedades se realizarán actuaciones sobre más de 15.000 explotaciones de ganado bovino y 12.000 explotaciones de ganado ovino y caprino, realizando analíticas a 1.100.000 reses bovinas y 3.000.000 de ovinos.

La Consejería de Agricultura y Ganadería continuará con la ejecución de las actuaciones sanitarias de erradicación de la tuberculosis caprina, iniciadas en 2002, debido al carácter zoonósico de esta enfermedad.

Además, se recogerán muestras a más de 120.000 animales para la detección de otras enfermedades objeto de erradicación y control como las encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) tanto en ganado bovino (enfermedad de las vacas locas) como en el ganado ovino/caprino (Scrapie o tembladera en sus dos variantes clásico y atípico).

El Programa, aprobado hoy por el Consejo de Gobierno, contempla también actuaciones de muestreo -anualmente se toman muestras a más de 3.000 animales- y vigilancia epidemiológica de la fauna silvestre tal y como se recoge en el Plan de vigilancia sanitaria permanente de la fauna silvestre de Castilla y León.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.