Embarazada
Un ginecólogo realiza una ecografía a una mujer embarazada. GTRES

Lo que ocurre en el cuerpo de la madre durante el embarazo tiene enormes consecuencias sobre el bebé. A lo ya sabido se suma ahora lo que apunta un estudio finlandés, en el sentido de que la hipertensión de la madre durante la gestación puede afectar a la futura inteligencia de ese niño.

La investigación de la Universidad de Helsinki (Finlandia) señala que la presión arterial alta no solo complica el embarazo (aproximadamente un 10% de ellos) sino que puede alterar las condiciones en el útero, lo que a su vez afecta el crecimiento del feto.

La disminución de la capacidad cognitiva en la vejez podría originarse en el período prenatalPartiendo de esa idea testaron a un grupo de 398 hombres nacidos entre 1934 y 1944. A todos ellos se les había medido su inteligencia (habilidades de lenguaje, razonamiento matemático, relaciones visuales y espaciales) a los 20 años y de nuevo a los 69 años, casi medio siglo después.

Lo que observaron los investigadores fineses –en un trabajo que publica la revista de la American Academy of Neurology– es que aquellos hombres cuyas madres tenían hipertensión durante el embarazo obtenían calificaciones más bajas tanto a los 20 como a los 69 años.

En concreto, los hombres cuyas madres tenían la presión arterial alta durante el embarazo obtenían 4,36 puntos menos en las pruebas que median su inteligencia a los 69 años, en comparación con aquellos cuyas madres tenían una presión arterial normalizada.

"Nuestro estudio sugiere que la disminución de las capacidades cognitivas durante la vejez podría haberse originado en el período prenatal, cuando se produce la mayor parte del desarrollo de la estructura y las funciones del cerebro", explica el profesor Katri Raikonen, director del estudio.