El mercado de vehículos de segunda mano continúa ajeno al mal comportamiento que arrastra el de coches nuevos, que cayó en septiembre un 37% en España, y creció su número de transferencias un 23% el último mes en Baleares, hasta las 4.320, según datos de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

Según ha indicado hoy la patronal de los concesionarios, el mal dato del mercado de nuevos de septiembre ha provocado que la ratio usado/nuevo se dispare cuatro a uno, una situación que se corregirá en la última parte del año, ya que se espera un repunte de las ventas de vehículos nuevos tras la puesta en marcha de los incentivos que contempla el Plan PIVE.

El precio medio de los coches usados vendidos en la comunidad autónoma en septiembre fue de 9.906 euros, un 1% menos que hace un año, según datos del portal coches.net. Los modelos más demandados fueron el Volkswagen Golf, la Serie 3 de BMW y el Seat Ibiza.

Objetivos del pive

El 42% de las transferencias realizadas correspondieron a coches con más de diez años, que siguen siendo las más numerosas. Precisamente uno de los objetivos del Plan PIVE es que estos coches viejos, poco eficientes e inseguros acaben achatarrados, por lo que es de esperar que, de aquí a final de año, el porcentaje de ventas de vehículos de segunda mano con estas edades vaya disminuyendo progresivamente.

En este sentido, los coches de 0 a 5 años de edad supusieron el 30% de las transferencias, mientras que los que van de 5 a 10, fueron el 28% del total, según los datos de MSI.

Por canales de venta, las operaciones entre particulares siguen siendo las más numerosas (55%), aunque arrojaron un crecimiento únicamente del 5,4%. Sin embargo, las transferencias hechas por profesionales (concesionarios y compraventas) crecieron un 26%, suponiendo el 38% del total.