Los Escolapios celebran a partir de mañana viernes sus 125 años de presencia en la ciudad. Bajo el lema 'Historia de una lealtad', el centro organizará a lo largo del año una serie de hitos con el objetivo de "resaltar la implicación que durante este siglo y cuarto ha mantenido con la educación de los jóvenes sevillanos y sus familias, sin perder el principio que llevó a San José de Calasanz a fundar en Roma esta orden", indica el director del centro en Sevilla, Enrique Blanco.

Como acto de apertura a los programados para la celebración del aniversario, mañana organizarán un encuentro en el colegio entre todas aquellas personas que han estado y están vinculadas a los Escolapios. Al acto, en donde se proyectará un video a través del cual se podrá ver la evolución experimentada por el centro a lo largo de este siglo y cuarto, asistirán personalidades vinculadas al mundo político y social de la ciudad, antiguos alumnos y profesores que han pasado por el centro escolar, ubicado en Ponce de León, en el centro de Sevilla y el asistente padre general en Roma, Miguel Giradles, junto con el padre provincial de la congregación, Juan María Puig.

Los Escolapios, que desde su implantación en Sevilla en 1888 se ha regido por la máxima de su fundador, "la educación como vehículo que posibilita los grandes cambios sociales, entre ellos la eliminación de la injusticia", pretende con la celebración de este aniversario "no sólo reafirmarse en ella sino recuperar la vinculación con Sevilla, la cual se ha ido dilatando en estos 38 años de presencia en Montequinto", indica Blanco.

Aunque "lo principal para nosotros", subraya el actual director del centro, "es simplemente celebrar su 125 cumpleaños". "No se cumple un siglo y cuarto todos los días", añade y, además, "lo celebramos en plena forma, sin perder nuestra identidad".

Actividades programadas

Por este motivo y con el carisma que caracteriza a los Escolapios, se han programado, además de los actos de apertura para el próximo 5 de octubre y de clausura el próximo junio, cuatro hitos a lo largo del curso escolar.

De ellos, el que ha captado más la atención por el encuentro que se realizará entre alumnos, familias y profesores tanto antiguos como actuales, es una eucaristía a celebrar en noviembre en la Catedral de Sevilla por el Arzobispo de la ciudad, Juan José Asenjo, y a la que acudirán, además de las autoridades de la ciudad, todas las personas que han estado y están vinculadas con el centro.

Ya en el mes de febrero, se desarrollará un encuentro en la iglesia de Los Terceros de Sevilla, en el corazón del antiguo colegio de Ponce de León, dirigido principalmente a los alumnos anteriores a 1974 y en donde se realizará una mesa redonda. "Una magnífica oportunidad para abrir de par en par el puente que une ambos colegios, en distintos momentos de la historia", subraya el actual director de Los Escolapios de Sevilla.

Blanco asegura que la conmemoración de los 125 años de presencia de la Orden en Sevilla es "una magnífica oportunidad para recuperar la vinculación con la ciudad, aunque nuestro principal esfuerzo se centra en no perder la identidad y el prestigio ante nuestros alumnos y las familias que han confiado en Los Escolapios para su formación".

Como reto para el próximo siglo y cuarto, el responsable del centro dice que "no es otro que seguir educando a nuestros alumnos al estilo San José de Calazanz, sin perder de vista nuestras raíces y sin olvidarnos de los tiempos en los que vivimos".

Y es que, como bien afirma uno de los docentes del centro, "podrán cambiar los gobiernos, podrán cambiar las leyes, los libros, pero quien no debe cambiar jamás es el profesor vocacional, éste es el que salvará la educación en nuestro país".

Colegio a tiempo completo

Calasanz, quien ya por el XVI constituyó lo que hoy en día se conoce como "la primera escuela popular, pública y gratuita de la Edad Moderna en Europa", según reza en la UNESCO, creía en "la educación como vehículo que posibilita los grandes cambios sociales, entre ellos la eliminación de la injusticia", según explica Blanco.

No en vano y bajo este espíritu continuista, son de los más firmes defensores de la importancia de comenzar la educación desde la primera infancia y ofrecer una formación integral, realizando un mayor esfuerzo entre las clases más desfavorecidas.

"Es por este motivo", afirma el director del centro en Sevilla, Enrique Blanco, "que los Escolapios, a sabiendas del peligro de perder autonomía y libertad en la gestión del centro, no dudaron en acogerse al régimen de conciertos educativos del Estado, ya que era la única manera de mantener la gratuidad de la enseñanza, base fundamental de la obra de San José de Calasanz".

Asimismo, y en el marco de cooperación con las familias en su zona de influencia y bajo el concepto de "colegio a pleno tiempo", el centro también introdujo la fundación Itaka-Escolapios, como plataforma de evangelización y acción social propia de la orden y a través de la cual se canaliza toda la tarea educativo-social distinta a la académica, realizando una labor social y formativa fuera del horario lectivo.

Este concepto, expone Blanco, "nos dirige a entender nuestro centro como plataforma educativa dentro y fuera del horario escolar; el alumno puede acudir a su colegio bajo cualquier horario". "Siempre hallará algo interesante y formativo que hacer", matiza.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.