Varios vigilantes privados contratados por Renfe participaron en las cargas que las Unidades de Antidisturbios (las UIP) de la Policía Nacional efectuaron la noche del 25-S en la estación de Atocha de Madrid. Por ello, CC OO pedirá a la Jefatura de Seguridad de Renfe que investigue a los vigilantes involucrados en estas cargas, ya que por ley no pueden hacerlas.

Un vigilante no puede pegar, ni  desenfundar a no ser que sea atacado y con un arma igual o superior a la suya"Un vigilante no puede pegar, no puede desenfundar la defensa a no ser que sea atacado y con un arma igual o superior a la suya, como está recogido en la Ley de Seguridad Privada. No somos brazo ejecutor de la Policía, somos auxiliares colaboradores, pero nunca en delitos", ha explicado a este diario José Caballero, portavoz de CC OO en el sector de seguridad privada.

Varios vídeos que circulan en las redes sociales muestran cómo varios vigilantes, porra en mano, participan junto a los policías en cargas, pegando a personas que se encontraban en los andenes. "Las imágenes están ahí. Y se han extralimitado. Vamos a pedir a Renfe que abra una investigación. De hecho, el jefe de seguridad de Renfe-Adif debería haber iniciado ya una de oficio".

Renfe, por su parte, no ha querido de momento hacer valoraciones de lo sucedido. "Las unidades policiales llamaron incluso la atención a algunos de los vigilantes porque no podían cargar con ellos", informan a 20 minutos fuentes policiales. "Muchos de estos vigilantes son los famosos X-Men, que vienen de la empresa SegurIbérica. Ahora están en LPM Seguridad como grupos especiales de intervención rápida. Hay muchos incidentes con ellos", señalan fuentes sindicales. Este diario ha intentado sin éxito hablar con los responsables de LPM para conocer si habían iniciado alguna investigación interna. No hubo respuesta.

Muchos de estos vigilantes son los famosos X-Men, que vienen de la empresa SegurIbéricaQuien sí investigará lo que sucedió en Atocha es la dirección de la Policía, que este miércoles abrió una información reservada sobre la actuación de la Unidad de Antidisturbios (unos 30 efectivos) que intervinieron allí, avisados por la seguridad privada de Renfe de que había varias personas destrozando mobiliario en la estación.

Luego arrojaron objetos a los agentes, según el atestado policial. Esta información interna "no prejuzga nada", pero busca "determinar si se produjo algún tipo de irregularidad". Los vídeos muestran a algunos agentes disparando salvas entre andenes.

El sindicato policial SUP ya criticó hace días que la actuación policial en Atocha fue "mejorable", y este miércoles pidió que la investigación se extienda al jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana Madrid, de quien dependen las UIP, y que fue condecorado el martes con una subida de sueldo.

Identificaciones

Por otro lado, el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, ha admitido que Interior estudia la manera de mejorar la identificación de los antidisturbios en las manifestaciones, un tema que ha provocado una gran polémica. Según Ulloa, la fórmula que se adopte debe ser "versátil", al tiempo que señaló el inconveniente que supondrá el coste económico de esta modificación. La plataforma ciudadana Change.org ya ha sumado 71.000 firmas para que la Policía mejore la identificación de sus agentes.