Consumo de tabaco
Un hombre apaga un cigarrillo en un cenicero. Jagadeesh / EFE

Los fumadores habituales residentes en la ciudad de Delray Beach, de unos 60.000 habitantes y situada al norte de Miami (EE UU), no podrán aspirar a cargos públicos, según la disposición adoptada por su ayuntamiento que este miércoles entró en vigor.

La polémica medida tiene como objetivo "reducir el impacto negativo" del tabaquismo entre los empleados públicos de la ciudad e impulsar un estilo de vida más sano.

Las autoridades alegan que los funcionarios que fuman habitualmente pueden costar a las agencias gubernamentales locales miles de dólares en gastos por discapacidad o problemas de salud causados por el tabaquismo.

En ese sentido, el ayuntamiento de Delray Beach informó de que esta política administrativa supone el "compromiso firme" de la ciudad por "reducir los costes de seguros médicos y asistencia". La medida fue acordada el 5 de julio pasado por la Comisión de esta ciudad, situada en el condado de Palm Beach, con el argumento de que servirá para mantener bajos los precios de contratación de seguros médicos, aunque esta medida no afectará a los empleados públicos fumadores ya en ejercicio.

Los empleados públicos contratados ahora tendrán que pasar una revisión médica "Los empleados públicos contratados ahora tendrán que pasar una revisión médica" para detectar cualquier indicio de tabaquismo.

Además, los empleados no podrán fumar durante el tiempo que desempeñen su cargo. De no obrar así, estarían sujetos a despido, señaló el ayuntamiento en un documento público. Todos los que presenten solicitud para algún puesto en la administración de la ciudad tendrán que cumplimentar un formulario y firmar una declaración jurada de que no son fumadores. En la declaración jurada se prohíbe fumar cigarrillos, puros y pipas e incluso tabaco de mascar o para inhalar.