La Escuela Católica de Baleares se ha mostrado "sorprendida" ante el anuncio realizado por el Ministerio de Educación de la posibilidad de firmar convenios con colegios de Cataluña y Baleares para garantizar la educación en castellano ya que "hay otras necesidades comunes a todo el alumnado" que se encuentran pendientes.

El presidente de la patronal de colegios concertados de la Escuela Católica, Bernat Alemany, ha afirmado en declaraciones a Europa Press que "no deja de sorprender" lo anunciado por el ministro José Ignacio Wert ya que en Baleares "se había dicho que los casos de enseñanza primera en castellano se tenían que satisfacer con los recursos propios de cada centro".

Debido a esto, Alemany ha señalado que "las afirmaciones del ministro contrastan con la realidad de la Comunidad Autónoma" ya que en el caso de los concertados quedan "pendientes de pago algunos meses, así como las sustituciones".

A pesar de esto, Alemany ha declarado que "todo aquello que sea para satisfacer de manera concreta lo que prevé la normativa vigente está bien" y en nuestro caso "está previsto la posibilidad de que los padres puedan elegir la lengua de la primera enseñanza de sus hijos".

"Aunque —ha matizado— la normativa también prevé la autonomía del centro en su proyecto lingüístico y su organización y pedagogía".