La Consejería de Turismo y Comercio ha realizado un total de 104 inspecciones en establecimientos dedicados al alojamiento turístico como hoteles, hostales, pensiones, apartamentos, campamentos y casas rurales en la provincia de Málaga con el objetivo de detectar alojamientos clandestinos. El resultado ha sido el levantamiento de 43 actas de inspección, de las cuales 28 han sido de infracción.

La cifra total de plazas detectadas asciende a 2.272, lo que supone un 1,5 por ciento sobre la oferta legalmente registrada, según han informado desde la Delegación en Málaga del Gobierno andaluz, a través de un comunicado.

Las localidades donde se han detectado estos establecimientos irregulares son Málaga, Nerja, Mijas, Marbella, Manilva, Torremolinos, Benalmádena, Ronda, Benaoján, Arenas, Parauta, Frigiliana, Antequera y Casarabonela. Los tipos de establecimientos detectados son apartamentos turísticos, establecimientos hoteleros —hoteles, hostales, pensiones—, casas rurales y campamentos.

También se ha detectado otros alojamientos como los denominados 'hostel', un nuevo tipo de establecimiento no reglado y que se caracteriza por el alojamiento colectivo con literas.

Estas actuaciones se enmarcan el Plan de Inspección que lleva a cabo la Consejería en toda Andalucía contra la clandestinidad en establecimientos de alojamientos para detectar aquellos que no se encuentren inscritos en el Registro de Turismo para ejercer la actividad, según han precisado.

Esta campaña se viene desarrollando en la provincia malagueña desde principios de año y se ha intensificado en los meses de verano. Entre otros métodos, se han revisado las webs que comercializan servicios turísticos más importantes y se han visitado alojamientos. También se han detectado residencias de estudiantes que funcionan durante el verano como alojamiento abierto al público.

De las visitas realizadas para comprobar la legalidad, se han levantado 43 actas de inspección en la provincia, de las que 28 han sido de infracción por clandestinidad a los establecimientos que no disponían de la correspondiente inscripción en el Registro de Turismo.

El levantamiento de las actas en los casos en los que ha habido incumplimientos implicará el inicio de un expediente de sanción que, de acuerdo con la Ley del Turismo, puede suponer una multa por infracción grave que puede oscilar entre 2.001 y 18.000 euros, en función de la dimensión del establecimiento, la actividad económica desarrollada o la predisposición a regularizar la situación administrativa.

Como consecuencia de esta campaña de inspección contra la clandestinidad, en el transcurso de los ocho primeros meses del año se han inscrito en el Registro de Turismo en Málaga un total de 13 establecimientos del grupo hotelero, con 518 plazas; 19 del grupo de apartamentos turísticos, con 3.479 plazas; dos campamentos y 40 casas rurales, que en conjunto suponen un 2,3 por ciento de la oferta.

Consulta aquí más noticias de Málaga.