Capitanía Marítima está estudiando el plan de reflotamiento presentado por el armador del BSLE Sunrise, mientras que ha puesto una serie de condiciones al plan ideado para el buque Celia.

Así lo ha trasladado este miércoles el Capitán Marítimo de Valencia, Felipe Cano, en una reunión en la que se han tratado las operaciones relativas al reflotamiento de los dos buques varados frente a la playa de El Saler, el Celia y el BSLE Sunrise.

Al encuentro han asistido la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Paula Sánchez de León, el subdelegado del Gobierno en Valencia, Luis Santamaría; la concejala de Playas del Ayuntamiento de Valencia, Lourdes Bernal; representantes de la Generalitat valenciana; el director del Puerto de Valencia, Ramón Ferrer; así como técnicos de Capitanía Marítima, de Salvamento Marítimo y de la Demarcación de Costas.

En la reunión se ha informado de que Capitanía Marítima está estudiando el plan de reflotamiento presentado por el armador del BSLE Sunrise. Por lo que respecta al buque Celia, Capitanía Marítima ha puesto una serie de condiciones al plan presentado y, una vez cumplidas, comenzarán las operaciones de reflotamiento.

En cuanto a los efectos producidos por la varada de estos buques en la playa, los técnicos de la Demarcación de Costas han determinado que la afección a la misma es transitoria y, además, reversible, puesto que el volumen total de las arenas se mantiene en la zona. Por ello, se prevé que la recuperación de la playa sea posible con la acción natural del mar y con la eventual ayuda de medios mecánicos.

No obstante, y en el caso improbable de que esto no se produjera, la Demarcación de Costas ha previsto una cuantía inicial de 10.000 m3 de arena, por si fuera necesario realizar desde otro sitio un aporte adicional a la playa afectada con el fin de acelerar el proceso de recuperación.

Consulta aquí más noticias de Valencia.