La Fiscalía del Principado de Asturias solicita tres años de prisión para un acusado de estafar a varias mujeres de avanzada edad en San Martín del Rey Aurelio y Langreo. La vista oral está señalada para este jueves, 4 de octubre de 2012, en el Juzgado de lo Penal de Langreo, a las 10.00 horas.

El Ministerio Público sostiene que el acusado, F.C.C., condenado en marzo de 2011 por el Juzgado de lo Penal número dos de Oviedo por un delito de robo con fuerza en las cosas, llevó a cabo los siguientes actos:

El 7 de julio de 2011, sobre las doce de la mañana, el acusado se presentó en el domicilio de A.R.G., de 77 años, en Sotrondio, y se hizo pasar por el hijo de la persona que habitualmente le servía el carbón, diciéndole que iba para cobrarle. Le pidió además que le dejara dinero para un grúa, que tenía el camión estropeado. La mujer le dio 40 euros.

El 7 de julio de 2011, sobre las doce y media de la mañana, se encontró con Á.F.G., de 78 años, en el portal de su vivienda, en San Martín del Rey Aurelio, y tras saludarle le dijo que era "el del carbón" y le pidió permiso para llamar por teléfono desde su casa. La mujer no accedió, ya que lo tenía averiado.

El 13 de julio de 2011, sobre las doce y media de la mañana, el acusado llamó al timbre del domicilio de S.G.G., de 77 años, en San Martín del Rey Aurelio, y se hizo pasar por el hijo de "el del carbón". Al mirar por la mirilla y no reconocerle, no le abrió la puerta.

El 16 de agosto de 2011, sobre las nueve de la noche, entró en la vivienda de M.L.V., de 77 años, en El Entrego, y tras ganarse su confianza manifestándole que era amigo de su hijo, le pidió que le dejase efectuar una llamada de teléfono al vecino del primero que le debía el dinero de una factura. La mujer accedió, momento que aprovechó el acusado para apoderarse de dos cartillas de la Caja de Ahorros y 250 euros que poseía dentro de una caja.

El día 19 de agosto de 2011, sobre las tres y cuarto de la tarde, entró en la vivienda de V.L. S.M., de 87 años, en Ciaño, y le pidió permiso para llamar por teléfono a una vecina suya, haciéndole creer que le debía un dinero por unos trabajos de fontanería que, según este, le había llevado a cabo. El acusado, tras simular que mantenía una conversación por teléfono con la vecina, le manifestó que ésta había pedido que por favor le fuera abonando ella la factura, entregándole V. 450 euros al acusado.

El 21 de agosto de 2011, sobre la una de la tarde, entró en la vivienda de A.G.R., de 91 años, en San Martín del Rey Aurelio, y le pidió permiso para llamar por teléfono a una vecina suya que le debía el pago de una ventana por unos trabajos que, según manifestó, le había llevado a cabo. Tras simular que mantenía una conversación por teléfono con la vecina, le manifestó, como la vez anterior, que ésta había pedido que ella abonase lo que le debía, que ascendía a 50 euros. La mujer no le entregó cantidad alguna.

El d10 de septiembre de 2011, el acusado entró en la vivienda de V.M.G., de 77 años, en San Martín del Rey Aurelio, y tras ganarse su confianza, le pidió que le dejase dinero para dárselo al transportista que iba llevarle un camión de hierba para descargar. Le dijo que se lo devolvería en cuanto llegase a su casa. Le entregó 200 euros.

El 9 de octubre de 2011, sobre las cuatro y media de la tarde, el acusado entró en la casa de M.A.B., de 77 años, en San Martín del Rey Aurelio, y tras ganarse su confianza, haciéndose pasar por el hijo de un conocido, con quien simuló mantener una conversación telefónica, le pidió que le dejara dinero para pagar una grúa, pues -dijo- tenía el coche averiado. La mujer le dio 150 euros, y su tío de 96 años, 100 euros más.

El día 10 de octubre de 2011, sobre las tres y media de la tarde, el acusado entró en la vivienda de P.M.G., en Sotrondio, y se hizo pasar por el hijo pequeño de un conocido, manifestándole que venía de Campo de Caso con un camión de ganado y que su padre estaba de viaje, pidiéndole que si le pagaba el porte del camión, ya que su padre no iba a llegar a tiempo. El acusado simuló que llamaba a "su padre", y tras pasarle el teléfono a P., una voz le dijo que si estaba "el guaje" ahí. Como la mujer no reconoció la voz, no le entregó cantidad alguna.

La Fiscalía considera los hechos constitutivos de un delito continuado de estafa y de una falta de hurto, por lo que solicita que se condene al acusado a un total de tres años de prisión, multa de 360 euros (con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago), el pago de las costas procesales y al abono de indemnizaciones por valor de 1.090 euros en concepto del dinero presuntamente sustraído.

Consulta aquí más noticias de Asturias.