La Policía Municipal de Pamplona detuvo la madrugada del martes a un hombre acusado de robo con violencia e intimidación en un establecimiento hotelero del Segundo Ensanche. Dos horas antes, la Policía había intervenido en ese mismo establecimiento hotelero en prevención de un posible caso de malos tratos del detenido, F.F., de 37 años y nacionalidad francesa, a su pareja sentimental.

En torno a las 2.30 horas, la Policía se personó en un hotel del Segundo Ensanche, alertada mediante una llamada al 092 por parte de la recepcionista, de un posible caso de malos tratos. La recepcionista había oído gritos en una habitación y había escuchado, tras subir a ver qué pasaba, cómo lloraba una mujer. Al pedir que le abrieran la puerta, un hombre le respondió con amenazas, según ha informado el Ayuntamiento en una nota.

Los policías accedieron a la planta y escucharon también los llantos de la mujer. Tras identificarse solicitaron a la pareja allí hospedada que abriera la puerta. Al no hacerlo, utilizaron la llave para intentar entrar pero tampoco pudieron, ya que en el interior se encontraba puesta la otra llave.

Ante la gravedad que podían tener los hechos, los policías forzaron la puerta de la habitación y entraron, encontrándose a un hombre y a una mujer en la cama. La mujer explicó a los policías que su pareja sentimental había llegado borracho y pidió que se fueran de la habitación porque quería quedarse allí. El hombre salió con los policías hasta la recepción, sin dejar de proferir insultos, y una vez que se tranquilizó volvió a la habitación con su pareja.

Robo con violencia e intimidación posterior

Dos horas más tarde, sobre las 4.40 horas, la Policía volvió de nuevo al mismo establecimiento hotelero tras una llamada de la recepcionista. El detenido había amenazado a su pareja sentimental con unas tijeras y le había sustraído dinero. Además, poco después, tras recoger su vehículo de un aparcamiento y presentarse en recepción para pagar el hospedaje, amenazó a la recepcionista con un abrecartas que cogió del mismo mostrador y le exigió todo el dinero que hubiera en la caja, en total 151 euros.

Al llegar la Policía al hotel, el detenido se bajó del coche estacionado en el exterior con síntomas de que podía encontrarse bajo los efectos del alcohol. En el vehículo también se encontraba su pareja sentimental. La Policía encontró el dinero sustraído de la caja en uno de los bolsillos del arrestado tras un cacheo superficial.

La habitación en la que habían hospedado presentaba diferentes daños como una lámpara de pared arrancada, varias piezas del bidé sueltas o un vaso roto. También resultaron dañadas varias plantas que decoraban la recepción. El detenido fue trasladado a dependencias policiales para iniciar las diligencias oportunas y ser puesto a disposición de la autoridad judicial.

Consulta aquí más noticias de Navarra.