Los actores Maribel Verdú y Antonio Molero protagonizan 'El tipo de la tumba de al lado', del director José María Pou, del 4 al 14 de octubre en el Teatro Principal de Zaragoza, comedia teatral de hora y veinte minutos en la que hay "muchas carcajadas" del público y a la que "la gente viene con muchas ganas de olvidarse de sus problemas".

Así lo han manifestado ambos actores en rueda de prensa en Zaragoza. Según Maribel Verdú, el público "agradece mucho" en este momento tener la oportunidad de "evadirse durante una hora y media o dos de la situación" con "cultura, con cine, con teatro", para asegurar que "nadie lo está viviendo bien" y la crisis "se nota mucho a un nivel escalofriante".

Por su parte, Antonio Molero ha señalado que, "al margen de como a uno mismo y a los miles de profesionales que nos dedicamos a esto nos puede afectar" la crisis, "nunca he tenido tanta sensación de estar haciendo una labor social como ahora".

Molero ha asegurado que percibe como "estás alimentando el espíritu de la gente" y "te sientes como el Apóstol Pablo —su personaje se llama, precisamente, Pablo—" porque "la gente viene con muchas ganas de olvidarse de sus problemas; siempre ha sido así, pero ahora, en mucha más medida, sin duda".

La comedia, protagonizada exclusivamente por Verdú y Molero, que hacen los papeles de Laura y Pablo, cuenta cómo "se encuentran en un cementerio por casualidad, porque sus dos difuntos han sido enterrados uno al lado del otro", ha relatado Molero.

Ha agregado que "hay un banco donde están sentados uno al lado del otro, sin hacerse ni caso, porque no tienen por qué" puesto que "están allí simplemente luchando contra la soledad que les ha dejado la persona que se ha ido".

En esta circunstancia, "de repente aparece una mirada, una sonrisa y la chispa que prende el fuego que lleva a una relación tormentosa" ya que son dos personas "complemente opuestas".

Solo y desbordado

El actor ha precisado que su personaje "es un ser que está totalmente apegado a la tierra, es un granjero, que ha vivido con su madre toda la vida, una madre viuda" que "le ayuda y le da compañía" y, por eso, ahora que la ha perdido "se encuentra solo y desbordado y se encuentra a Laura".

Verdú ha indicado, por su parte, que Laura "no tiene nada que ver con Pablo", está viuda y es bibliotecaria, "le gusta ir a la opera, al cine, tirarse horas en el sofá leyendo" y lo que le une a Pablo es "la soledad" y que encuentra en él a "un tío que es como pura tierra, que le hace vibrar".

La actriz ha señalado que Laura "estaba casada con un biólogo, una persona aburrida y que en la cama no le daba gusto", mientras que con Pablo "hay mucha pasión", "es algo desconocido y nuevo para ella y se vuelve loca".

Sin embargo, ha continuado, "hay que tener cosas en común, no vale solo la pasión, el sexo" porque, si no, "cómo mantienes la relación", ha dicho, para sostener que "las situaciones que se crean por la falta de entendimiento de la vida, de las cosas cotidianas, hace que la relación se vaya al traste".

Ha agregado que ella intenta sacarla adelante "todo el rato", pero "no hay manera" porque "es él quien dice que no". Por su parte, Antonio Molero ha considerado que el tema central de la obra son las relaciones de pareja y "cómo podemos llegar a ser tan contradictorios".

Según ha argumentado, "nos puede llegar a atraer una persona tan distinta y, cuando ya la tenemos, cuando la hemos conseguido, lo que queremos es que sea a nuestra imagen, un clon de nosotros". "Me has despertado mucha curiosidad, pero una vez que te consigo, quiero hacerte igual que yo, te quiero cambiar; eso es lo que pasa y lo que puede pasar en muchas relaciones", ha opinado.

Un gozo

Maribel Verdú se ha mostrado agradecida por poder hacer "algo ligero", una comedia ya que "en el cine me como un drama detrás de otro". Además, "después del tute de festivales y estrenos de la película Blancanieves, entro en Zaragoza y ya sonrío, es buen rollo, es mi ciudad, mis amigos, es como decir vengo diez días a descansar" puesto que "para mí esta función es el goce", el "gozo es descanso" y el público "nota que disfrutamos como enanos".

Por su parte, Molero ha comentado las situaciones de comedia se basan, por un lado, "en la situación de dos extremos", de una relación en la que "están condenados a entenderse" porque "son dos planetas completamente distinto".

Por otro, en la forma, ya que "estamos haciendo monólogo directamente de cara al público, rompiendo la cuarta pared, estamos hablando con el difundo", así como "en voz alta con nuestros propios pensamientos y entre nosotros", de forma que "hay cuatro planos de diálogo" y eso "le da un dinamismo tremendo y un ritmo vertiginoso" ya que "cambiamos de plano continuamente" y "a veces hablamos tan rápido como los hermanos Marx".

Maribel Verdú también ha resaltado que el director, José María Pou, "nos ha dejado solos en una escenografía maravillosa", con "un valle verde, una loma verde" y "un ciclorama donde el cielo va cambiado de color, según el estado de ánimo y lo que esté pasando".

A parte de esto, "no tenemos ningún tipo de atrezo" y el público "tiene que darle a la imaginación". "Es como cuando lees un libro" por lo que los espectadores "tienen que imaginarse todo según lo estamos contando", algo que al director "le parecía que un reto importante".

Al respecto, Molero ha apuntado que "enseguida te das cuenta de que el público es inteligente y sabe colaborar", es decir, "sabe que ahí no va a aparecer ni una puerta, ni un sombrero, ni un perchero, ni nada" y "que es necesario cierto nivel de colaboración".

'El tipo de la tumba de al lado' es una novela de Katarina Mazetti, cuya adaptación al teatro es de Alain Ganas. Se estrenó en París hace dos años y ahora se ofrece en Zaragoza del 4 al 14 de octubre, en funciones de 18.30 y 20.30 horas, según el día, excepto el lunes, 8 de octubre.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.