La Asociación de Comercio de la Pequeña y Mediana Empresa de Ibiza y Formentera ha mostrado su apoyo a la Asociación de Comerciantes de Sant Antoni, que se opone a que el Polígono de Montecristo sea calificado como Zona de Gran Afluencia Turística. El Ayuntamiento de Portmany ha aprobado recientemente en pleno esta calificación.

Desde PIMEEF han considerado que es un "despropósito" afirmar que este polígono debe recibir esta calificación, "ya que carece totalmente de interés turístico y lo único que se busca con esta resolución es que las grandes superficies implantadas se beneficien del régimen de aperturas y horarios comerciales que se otorgan a estas zonas".

Según ha criticado la patronal en un comunicado, "esta es una más de las medidas liberalizadoras que se están adoptando en los últimos tiempos por parte del Govern y los Ayuntamientos, que van en contra de los pequeños comercios". Desde PIMEEF han recordado que este hecho ya provocó el pasado 27 de septiembre que las patronales y sindicatos dieran "plantón" y se levantaran de la mesa del Consell Assessor de Comerç.

"Con estas medidas se están destruyendo cada vez más pequeños comercios que son los que sustentan la economía insular y los que generan los puestos de trabajo en el sector, por lo que pedimos una rectificación de estas políticas comerciales y un mayor apoyo al pequeño y mediano comercio de nuestras islas", han manifestado en la nota de prensa.

Además, desde la Asociación han recordado que una ZGAT debe regirse por unos parámetros que afectan al turismo, debe situarse en un lugar turístico como es el casco urbano de una ciudad y debe tener una acotación temporal para que pueda haber en ella una libertad de apertura y horarios comerciales.

Desde PIMEEF han concluido explicando que estos parámetros deberían estar marcados en la Ley de Comercio de Baleares y "no dejar a potestad de los Ayuntamientos la calificación de estas zonas, ya que provocan, como está sucediendo con la decisión de Sant Antoni, distorsiones en el mercado que van siempre en contra de los intereses del pequeño comercio.