El consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, ha afirmado esta mañana que los Presupuestos Generales del Estado 2013 tienen una "afección suave" en las inversiones de La Rioja.

En comparecencia de prensa, Burgos ha indicado que "no paralizan ninguna obra en la comunidad autónoma" e impulsan proyectos de "especial importancia" como la llegada de la alta velocidad, el final de la Autovía del Camino o la construcción de la ronda sur de Logroño.

El consejero ha recordado que los presupuestos en materia de obras públicas contiene un "fuerte ajuste" en inversiones del Ministerio de Fomento, si bien ha tenido una "menor incidencia" en La Rioja. Esta circunstancia permite "seguir avanzando dentro de los plazos marcados" en la puesta en marcha de infraestructuras relevantes y necesarias para la vertebración y el desarrollo de la comunidad autónoma.

Infraestructuras de comunicación

Burgos ha comenzando subrayando el respaldo del Gobierno de La Rioja a la política del Ministerio de Fomento, que prioriza "la puesta en servicio de las obras en marcha, aunque para ello haya que retrasar el inicio de otras nuevas".

Esta estrategia ha permitido la puesta en marcha el pasado verano del tramo de la autovía A-12 entre Hervías y Grañón, que se terminará de pagar el próximo año gracias a una asignación de 6 millones de euros, mientras que se continuará avanzando en el tramo entre Hormilla y Hervías con el propósito de que pueda entrar en funcionamiento a finales de 2014 o principios de 2015. La conexión de la A-12 con la comunidad navarra -enlaces con la circunvalación LO-20 y la autopista AP-68- ha sido reprogramada con la previsión de que se termine en 2016.

Por otra parte, a lo largo del próximo año se terminará de redactar la prolongación de la A-12 hacia Burgos con el proyecto del tramo comprendido entre Santo Domingo de la Calzada y Villamayor del Río, que dará continuidad al trazado por territorio riojano.

El proyecto de conversión en autovía de la carretera N-232 contempla la redacción del proyecto de la ronda sur de Logroño, que se licitará antes de final de año y estará listo en 2014, un año antes de lo previsto, al tiempo que se elaborarán los proyectos de las variantes de El Villar de Arnedo y Briones -listos para 2014-. Por último, se terminará el proyecto de la variante de Fuenmayor y el estudio informativo del desdoblamiento de la N-232. Además, se han consignado 7,5 millones de euros para mantenimiento y conservación de las carreteras y el incremento de la seguridad vial.

En el caso del aeropuerto Logroño-Agoncillo, éste recibe una asignación de AENA por importe de 204.000 euros con el objetivo de "mantener operativa esta infraestructura adaptada a una gestión más eficaz en función de los vuelos programados".

SOTERRAMIENTO

En el ámbito de las infraestructuras ferroviarias continuarán la redacción de los proyectos para la llegada de la alta velocidad y el estudio informativo del tramo entre Logroño y Miranda. Ambas actuaciones, que está previsto se completen en 2014, siguen los plazos recogidos en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI) para el acondicionamiento del corredor Cantábrico-Mediterráneo al tránsito del AVE.

Los PGE también incluyen una dotación para el mantenimiento de la red ferroviaria y como novedad cabe destacar la aportación de 7 millones de euros por parte de ADIF para el desarrollo de las obras de la integración urbana del trazado ferroviario a su paso por Logroño.

En este sentido, Burgos ha recordado que el soterramiento "es una obra al margen de los Presupuestos Generales del Estado, que se financia con un crédito concedido a la Sociedad 'Logroño Integración del Ferrocarril, y que se devolverá con la venta de los terrenos".

"Cuando se acabe la primera fase y empecemos a liquidar su coste, y cuando se vendan los terrenos y la Sociedad obtenga los recursos por la venta de los mismos, será el momento de realizar cuentas y ver cómo se programa la ejecución de la segunda fase, en función de lo que se haya obtenido de los terrenos y en función del coste de la primera fase", ha añadido.

Burgos ha recordado que en 2013 acaba la primera fase, que "se amplía hasta donde hubo el desprendimiento", y ese mismo año "es el momento de vender los terrenos". A partir de ahí, y de los rendimientos que se obtengan "se programará la segunda fase, cuyo proyecto está prácticamente terminado".

En este caso, el consejero ha precisado que "habrá que buscar el momento más adecuado para la venta de los terrenos, porque cuanto más se consiga más se agilizará el soterramiento". De no venderse los terrenos, Burgos ha indicado que habrá que estudiar otras alternativas, como una renegociación con los bancos de los créditos, si bien "no hay que aventurarse".

Obras hidráulicas

Los PGE también incluyen partidas presupuestarias para el desarrollo de las obras de la presas de Enciso, que se prevé esté terminada en 2015, y Soto-Terroba, que entrará en funcionamiento previsiblemente en 2014. Por último, la presa de Regajo debe superar las pruebas de carga antes de su puesta en servicio el próximo año.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.