La consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, ha querido dejar claro que el Gobierno andaluz no va a renunciar a que en 2013 las comunidades autónomas tengan un nuevo objetivo de déficit más equitativo. Las comunidades tienen fijado en este momento un objetivo de déficit del 0,7 por ciento, inferior al de este año, que es del 1,5 por ciento.

En declaraciones a los periodistas, Díaz ha manifestado que Andalucía apostó este martes, en la reunión de la Conferencia de Presidentes, por que se redefiniera el reparto y la fijación del objetivo de déficit, lo que fue secundado por la amplia mayoría de las comunidades autónomas. Ha indicado que tiene que hacerse desde "ya" y que las comunidades tienen que tener un nuevo objetivo de déficit para 2013.

Ha explicado que en el primer documento que el Gobierno planteó ante la Conferencia de Presidentes no aparecía ningún tipo de referencia al reparto "asimétrico e injusto" del déficit, mientras que tras la propuesta de Andalucía de abordar ese asunto, en el texto final aparece la "aplicación a partir del próximo año" de un nuevo objetivo de déficit.

"Nosotros consideramos que el próximo año es el 2013 y así se lo trasladamos ayer tanto al presidente del Gobierno como a su vicepresidenta, y no vamos a renunciar a eso", ha sentenciado Díaz, quien ha recordado que las comunidades autónomas soportan tres de los cuatro pilares del Estado del bienestar.

Ha agregado que si Europa le ha dado oxígeno a España, aumentando el margen de déficit, "lógicamente, el Gobierno de la Nación tiene que actuar también con coherencia y con justicia con las comunidades autónomas, que estamos haciendo un grandísimo esfuerzo".

La consejera ha señalado que el Gobierno andaluz quiere abordar de manera inmediata con el Ejecutivo central este asunto, sobre todo, de cara a la elaboración de los presupuestos andaluces para 2013, en los que se tiene que recoger el objetivo de déficit de la comunidad.

Obsesión por el empleo

De otro lado, Susana Díaz ha manifestado que en la Conferencia de Presidentes quedó claro que la mayor obsesión del Gobierno andaluz es el empleo porque hay miles de familias y ciudadanos que lo pasan mal y que tienen que ver que las instituciones estamos trabajando y arrimando el hombro para una solución a este drama del desempleo.

Ha destacado que la gran parte de las aportaciones que se hicieron a la propuesta del Gobierno central procedieron del Ejecutivo andaluz, que puso de manifiesto que con la austeridad y con los recortes exclusivamente no vamos a salir de la situación de crisis, sino que son necesarias medidas de crecimiento.

Díaz ha aprovechado para señalar que una de las prioridades que va a tener el presupuesto andaluz para 2013 va a ser el empleo, porque es la mayor preocupación de la Junta. "Los presupuestos, que van a ser complicados, tienen que tener especial sensibilidad con miles de personas que lo están pasando mal", ha indicado la consejera de Presidencia, quien ha apuntado que la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy solo ha traído más paro y despidos.

Ha indicado como otra de las medidas importantes que se incluyó en la propuesta aprobada fue la necesidad de reformular y revisar la aplicación del modelo de financiación autonómica porque no se está aplicando correctamente y ello está provocando que en Andalucía se esté dejando de ingresar en torno a 1.000 millones anuales.

Andalucía también pidió, según ha agregado, que se reconociera, como se refleja en el documento, que hay que reformar la presión fiscal en este país porque no puede ser que en estos momentos la mayor parte de la presión fiscal la estén soportando los trabajadores por cuenta ajena.

"Ayer hubo un esfuerzo de responsabilidad y Andalucía desde que pidió que se celebrara la Conferencia de Presidentes lo hizo pensando en el interés de España", según ha sentenciado Susana Díaz, quien ha recalcado que se ha puesto de manifiesto que esta comunidad era necesaria para encontrar la solución a la situación que está viviendo este país.

A su juicio, en el día de ayer se demostró también que las comunidades autónomas no eran el problema, sino parte de la solución, y que lo que nos tiene que unir por encima de todo es la obsesión por el empleo y dar una respuesta a miles de ciudadanos que lo están pasando mal.

Ha agregado que Andalucía tuvo altura de miras, lo que no significa que se esté totalmente de acuerdo con lo que allí se habló. "Pusimos la responsabilidad y el interés de los ciudadanos por encima de los intereses partidarios de cada uno de los dirigentes que se dieron cita en la Conferencia de Presidentes", ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.