El anteproyecto de Ley Foral de reorganización de la Administración Local de Navarra, elaborado por el Gobierno foral, contempla la reducción de las mancomunidades y agrupaciones tradicionales que prestan los servicios de aguas, basuras, etc, de las 67 existentes en la actualidad a un total de 6 (-91%) y la centralización de las funciones de secretaría e intervención de los municipios, que pasarán de las 166 unidades de gestión existentes en la actualidad a 103 en una fase intermedia (-38%) hasta quedar en 40 (-75,9%) en una fase más avanzada.

El anteproyecto trata de reordenar el mapa local a través de la reducción de las estructuras de gestión que soportan los municipios y concejos, con objeto de promover el ahorro de costes. Así lo ha expuesto en rueda de prensa el consejero de Administración Local, Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno foral, José Javier Esparza.

El número de municipios y concejos navarros prácticamente permanecerá como en la actualidad (272 municipios y 348 concejos a fecha de hoy), si bien la propuesta de reordenación establece mecanismos para avanzar hacia una reducción de los mismos.

Entre otras, se plantea la extinción de municipios y concejos si no se presentan candidatos a las elecciones; la imposibilidad de crear nuevos concejos y la reducción de las competencias de estos entes; o el fomento de la fusión voluntaria de municipios. Este nuevo mapa local incluye una revisión del actual modelo de financiación, de manera que afiance el modelo de racionalización propuesto.

José Javier Esparza ha explicado que, con esta propuesta, buscan "una racionalización y mejora de la gestión económica y prestación de los servicios, la máxima igualdad en la prestación de los servicios a los ciudadanos más allá de donde vivan, así como reordenar territorialmente el mapa administrativo".

El consejero ha explicado que, al realizar esta reordenación, "hay que mirar dónde está el gasto y el posible ahorro". "Y el gasto está en la gestión administrativa y en la prestación de los servicios al ciudadano", ha dicho, para defender así que "no es necesario suprimir ningún municipio en Navarra porque no conseguimos ese efecto".

A su juicio, "el debate está en el dinero no en la identidad". "El papel que han hecho alcaldes y concejales en los pueblos es muy importante; que en cada pueblo haya alguien que se preocupa por los demás e intenta mejorar la vida de sus vecinos es muy higiénico y democrático".

En el anteproyecto

Según ha explicado el consejero, para la elaboración de este anteproyecto se ha tenido en cuenta la ponencia parlamentaria de 2011 y la Estrategia Territorial de Navarra. El texto recoge actuaciones en los dos ámbitos de gasto, la prestación de servicios y la gestión administrativa.

En cuanto a la gestión administrativa, en la actualidad existen 166 unidades de gestión que prestan las funciones de secretaría y/o intervención: 105 dan servicio de manera individual a otros tantos Ayuntamientos, 50 son agrupaciones de secretaría y 11, agrupaciones de servicios administrativos. Es bajo esta última figura (agrupaciones de servicios administrativos) como se quieren reorganizar a partir de ahora los servicios administrativos derivados del ejercicio de las funciones de secretaría e intervención que se presten en todas las entidades locales.

El objetivo último de la reordenación que se propone es que en toda Navarra existan para todas las entidades locales 40 agrupaciones de servicios administrativos, una por cada subárea de la Estrategia Territorial de Navarra. Dicha situación final se alcanzará conforme se vayan amortizando las actuales plazas de secretarios e interventores, de modo que en cada subárea quede una única agrupación.

Hasta entonces, y como fase intermedia, en el plazo de un año desde la entrada en vigor de la ley, el número de unidades de gestión administrativa quedará limitado a 103: 59 que darán servicio de manera individual a las entidades locales de más de 2.000 habitantes y 44 que prestarán dichas funciones administrativas de manera agrupada en aquellas localidades con una población inferior a 2.000 habitantes. De este modo, las unidades de gestión administrativa se reducirán en un 38% en la fase intermedia y en un 75,9% cuando haya concluido todo el proceso.

DE 67 A 6 MANCOMUNIDADES

Para actuar sobre el ámbito funcional o de prestación de servicios, se propone reducir el número actual de mancomunidades. Actualmente operan en Navarra un total de 67. El objetivo del Gobierno es que, en el plazo de un año, queden agrupadas todas ellas en 6 Mancomunidades de Interés General de nueva creación. Con ello se produce una reducción del 91%.

Los municipios deberán decidir si desean integrarse o no en las nuevas mancomunidades. No obstante, una vez constituidas, los municipios pertenecientes a su ámbito de actuación podrán integrarse en ellas en cualquier momento. El ámbito de actuación de dichas mancomunidades incluirá una o varias áreas de las incluidas en la Estrategia Territorial de Navarra.

Por otro lado, en el caso de las agrupaciones tradicionales, de las once existentes en la actualidad, únicamente cuatro mantendrán la naturaleza de entidad local (Comunidad de Bardenas Reales de Navarra, Junta del Valle de Aézcoa, Junta del Valle de Roncal y Junta del Valle de Salazar).

Mantenimiento de municipios y concejos

En cuanto a los municipios y concejos, su número queda prácticamente igual que en la situación presente. No obstante, la propuesta incluye que los concejos de más de 1.000 habitantes cuya población sea mayor que la del resto del municipio al que pertenecen, se incorporarán a éste.

Asimismo, se favorecerá su extinción voluntaria y se extinguirán obligatoriamente si no se presenta ningún candidato a las elecciones, y/o si los concejos incumplen sus obligaciones administrativas, así como en aquellos casos, ya previstos en la actualidad, en los que el concejo tenga un número de habitantes inferior a 16 y con menos de 3 unidades familiares. Además, el anteproyecto propone que no puedan crearse nuevos concejos, ni puedan aceptar la delegación de otras competencias.

En el ámbito de los municipios, se propone fomentar y posibilitar su fusión voluntaria, extinguirlos si no hay candidatos electorales y apostar por su integración en estructuras intermunicipales de gestión para racionalizar y lograr la mayor eficacia e igualdad en la prestación de servicios.

Modelo de financiación

El consejero también ha explicado que el nuevo modelo de gestión de las entidades locales de Navarra deberá llevar consigo la necesidad de revisar el actual modelo de financiación, de manera que sea coherente con la reorganización de la administración local que se pretende con la nueva ley.

La propuesta incluye la revisión del Fondo de Participación de las Haciendas Locales en los Impuestos de Navarra, como fuente de la financiación del conjunto de los servicios prestados por la Administración local. Para avanzar en esta materia se va a crear un grupo de trabajo.

Próximos pasos

Una vez que el Gobierno de Navarra ha sido informado del anteproyecto de ley, el texto será enviado a los diferentes departamentos implicados para que elaboren los informes correspondientes. Asimismo, el consejero trasladará este jueves la propuesta a la Federación Navarra de Municipios y Concejos.

El informe de la Comisión Foral de Régimen Local y la aprobación del proyecto de Ley por el Gobierno serán los pasos previos a su envío al Parlamento de Navarra. De manera paralela, se pondrá en marcha el grupo de trabajo para concretar la propuesta de modificación en la financiación de las entidades locales.

Consulta aquí más noticias de Navarra.