El drama ocupará un lugar destacado en la "cosecha" de proyecciones que se exhibirán en la 57 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), tal como ha señalado este miércoles su director, Javier Angulo, quien ha se ha fijado como "reto" alcanzar la cifra de 60.000 espectadores.

Angulo, que ha participado en el II Foro de la Asociación de la Prensa de Valladolid, ha puntualizado que, al margen de estos trabajos, el festival tendrá "algo de comedia" de la mano del director finlandés Aki Kaurismäki y "tres o cuatro cintas realmente emocionantes", al tiempo que ha reiterado su apuesta por "directores no famosos".

El responsable de la Semana Internacional de Cine de Valladolid ha rechazado que la oferta se dirija a un "público minoritario", sino que haya "un poco de todo", un cine "que haga pensar y sentir", en lugar de "películas densas y duras que no se entiendan".

También ha recordado que la "esencia" del festival está en la calidad de su cine y no en la alfombra roja. "Aquí no perdemos la perspectiva, somos un festival de autor, las estrellas han sido los directores y vamos a seguir en esa línea", ha aseverado, aunque ha apuntado que "aún así" se buscará que haya "fiesta en la calle" con famosos que "creen afición al cine", siempre que vengan a presentar trabajos, nunca "como floreros".

En cuanto al objetivo de alcanzar los 60.000 espectadores, el director de la Seminci ha enfatizado la importancia de "llenar las salas como sea", para lo cual se realizarán labores de promoción en centros educativos y en la Universidad, ya que en Valladolid "hay paladar de cine" y "un buen festival tiene que tener dinero, buen cine pero también una ciudad detrás".

Patrimonio de castilla y león

Al mismo tiempo, ha insistido en que el festival "no es sólo de Valladolid", sino "patrimonio de toda Castilla y León" y ha defendido que "llenar las salas es otra forma de ayudar a que sobreviva el festival" en unos momentos "delicados" por la crisis económica.

En este sentido, ha reconocido que "el mínimo para organizar un festival de calidad son 2,5 millones de euros", mientras que el presupuesto para esta edición es de dos millones, con los cuales "hay que traer películas, actores y actrices" para "crear un ambiente en el que la gente consuma cine a todas horas durante ocho días".

Por ello, ha subrayado las "dificultades" para encontrar financiación, lo cual le supone "el 50 por ciento" de su tiempo, pero ha destacado la actitud "heroica" del Ayuntamiento de Valladolid, el cual aporta 1,2 millones de los dos con que cuenta la organización, así como de la Junta de Castilla y León, que destina 140.000 euros; la Diputación Provincial, y el Ministerio de Educación y Cultura.

Aunque ha admitido que las instituciones "están ahí" y ha lamentado que en España no exista "una cultura de inversión de capital privado en cultura", a diferencia de "lo que sí ocurre con el deporte", lo cual puede responder a que "las desgravaciones sólo son del 18 por ciento, mientras que en otros países llegan al 30, 70 e incluso al cien por cien".

Javier Angulo también ha criticado la práctica de otros festivales "nuevos" como Roma o Londres que "pagan por exhibir películas", algo a lo que se ha mostrado contrario. "No me gusta pagar por proyectar una película", ha subrayado.

"criba natural"

Por el contrario, ha augurado una "criba natural" del número de festivales que existen en España, pues por algunos de ellos siente "mucho respeto", pero ha defendido que "sólo podrán sobrevivir uno por comunidad o, como mucho, por provincia".

A pesar de todo esto, ha asegurado que "no se atisban nubes negras" en el horizonte de Seminci y ha mostrado su deseo de renovar su contrato, que concluye en diciembre, y de continuar al frente del festival hasta su 60 edición. "Estoy feliz aquí, a pesar de los momentos difíciles que me han tocado", ha afirmado.

Por último, ha recordado que el 40 por ciento del público proviene "de fuera de Valladolid" y ha reclamado una "mayor implicación" de hosteleros y comerciantes, pues se benefician de ese "valor añadido para la ciudad".

Al hilo de esto, ha contemplado la posibilidad de colaborar con otros festivales e instituciones de la Comunidad para poder hacer proyecciones de Seminci fuera de Valladolid y hacerlo "más de Castilla y León", aunque ha advertido de las dificultades económicas que conlleva por parte de las productoras a la hora de pasar copias de sus trabajos.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.