El presidente de Kutxabank, Mario Fernández, ha asegurado, ante la posibilidad de que España pida un rescate "oficial", que él se mostraría "muy pragmático" y lo pensaría "muy despacio" ya que "el coste político se ha asumido entero", y si las condiciones "son perfectamente descriptibles, mucho más ya no se puede exigir".

En una entrevista en Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Fernández, que ha dicho partir de la base de que "existe un rescate de facto de España" se preguntado "qué más" se exigiría al país España "para un rescate en sentido estricto".

En ese sentido, ha dicho coincidir "totalmente" con el expresidente del Gobierno Felipe González cuando dijo que "si para el rescate formal, jurídico, oficial, tan sólo se requiere un poquito más, yo prefiero que me rescaten a cambio de 250.000 millones de euros que no a cambio de 53.000 millones de euros, que es lo que se va a dar para la banca".

A su juicio, "el análisis que hay que hacer es ése" y, aunque ha reconocido no tener "información de cuáles serían las condiciones para un rescate oficial", ha insistido en que haría "un análisis muy pragmático". Según ha indicado, "desde el punto de vista de los mercados", éstos "tratan a España como un país rescatado, en consecuencia, dudo mucho de que ahí hubiese una pérdida adicional".

Fernández ha añadido que "si, además, el rescate conlleva que el Banco Central Europeo, de una vez por todas, solucione el famoso tema de la prima de riesgo, yo sería muy pragmático". "Ya el coste político entero se ha asumido y si las nuevas condiciones son perfectamente descriptibles, mucho más ya no se puede exigir, yo lo pensaría muy despacio", ha reiterado.

Entidad más solvente

En cuanto al reconocimiento de la solvencia de Kutxabank en el informe sobre la banca española dado a conocer la pasada semana y el hecho de que la entidad no necesite financiación externa de Europa, Fernández ha dicho que es "el reconocimiento a una tradición de gestión de las cajas vascas y, en consecuencia, del esfuerzo de todos los trabajadores que forman parte de Kutxabank". "Es un satisfacción muy grande, teniendo en cuenta que los requisitos que se han exigido son realmente duros", ha añadido.

Tras asegurar que Kutxabank no quiere ser "ejemplo para nadie", ha afirmado que se contenta con cumplir su función, que es la de realizar una gestión profesional de una entidad de crédito, que es una cuestión muy delicada". Según ha subrayado, "la prudencia ha sido siempre el criterio que ha presidido y que va a seguir presidiendo nuestras actuaciones".

Fernández ha señalado que, "lo mismo que los bancos, hay cajas malas, bien gestionadas o mal gestionadas", ha reconocido que le "irrita" que se hable "en términos generales de las cajas y que, sin embargo, al parecer, los bancos no hayan causado ningún problema".

Reactivación del crédito

En cuanto a la reactivación del crédito, el presidente de Kutxabank ha indicado que "cuantos más requerimientos de capital se exijan para superar pruebas de estrés es evidente que la consecuencia sería el que hubiera una menor actividad de operaciones crediticias". Según ha precisado, la solvencia es "el resultado de dividir el capital, los fondos propios que se tienen, por los activos sometidos a riesgo, por lo que cuantos más créditos se den el denominador es mayor y el cociente menor".

En ese sentido, ha señalado que "lo que tiene que ocurrir para que se reactive el crédito es que, de una vez, se reactive la actividad económica" y advertido de que "los requisitos cada vez más duros, lo único que hacen es retraer el crédito".

Por otro lado, ha destacado que Kutxabank es, "sin duda", de "los más activos en financiación de pymes" y ha añadido que la entidad tiene "un montón de convenios firmados con el Gobierno vasco, tanto desde el punto de vista de financiación como a través de Ekarpen", Sociedad de inversiones participada por el Gobierno vasco, las tres diputaciones forales y Kutxabank para la promoción de empresas.

Para incentivar la economía, ha dicho, hay que seguir recortando y también gastar dinero público, pero "seguir recortando dentro de un orden" porque "sólo con recortes, se va a profundizar la recesión".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.