El Banco de Sangre y Tejidos de Cantabria obtuvo el pasado año 250 donaciones de cordón umbilical (177 en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla y 73 en el Hospital de Laredo), y este año prevé duplicarlas. Desde el año 2008 se han obtenido en Cantabria 1.102 donaciones de cordón umbilical (819 en Valdecilla y 283 en Laredo).

Durante los primeros ocho meses de 2012 se habían recogido 342 cordones (296 en Valdecilla y 46 en Laredo), lo que hace prever que este año se duplicarán las cifras registradas en 2011, según destaca la Consejería de Sanidad en un comunicado de prensa.

Según el director del Banco de Sangre y Tejidos de Cantabria, el doctor José Luis Arroyo, este significativo incremento del número de donaciones está motivado por una mayor concienciación de las mujeres embarazadas que van a dar a luz, la información que se aporta desde Atención Primaria durante el seguimiento de la gestación y la constante implicación de los profesionales, especialmente de las matronas y auxiliares de enfermería que atienden el parto.

Con el fin de difundir e impulsar el Programa de Obtención y Donación de Sangre de Cordón Umbilical, el Banco de Sangre celebra una jornada que reúne a un importante número de matronas, tanto de Atención Primaria como de Valdecilla y Laredo. La reunión cuenta con la presencia del director general de Ordenación y Atención Sanitaria, Carlos León.

Este programa, puesto en marcha en 2008, está coordinado por el Banco de Sangre en colaboración con la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, la Coordinación Regional de Trasplantes y el Servicio Cántabro de Salud. Actualmente se integra en el Programa nacional "Concordia", en el que participan Cataluña, Extremadura, Navarra, Aragón y Baleares, que permite obtener y almacenar unidades de sangre de cordón umbilical con criterios de máxima eficiencia y calidad técnica.

Según ha destacado el doctor José Luis Arroyo, cuando una embarazada desea ser donante de sangre de cordón umbilical, debe solicitar información a su médico o matrona. La recolección de la sangre del cordón, ha explicado, se realiza en el momento del parto. Tras el nacimiento del niño y después de la sección del cordón umbilical se practica una simple punción del cordón umbilical mientras que la placenta está todavía en el útero.

Sin embargo, no todos los cordones donados pueden ser utilizados. Tras la donación se someten a un minucioso proceso de control de calidad, en el que en base al volumen de sangre obtenido, la cantidad de progenitores presentes, los controles microbiológicos, o el tiempo transcurrido, se van descartando unidades y únicamente se guardan aquellas que presentan "máximas garantías de calidad".

Una vez seleccionadas y procesadas, las unidades se criopreservan y mantienen en tanques de nitrógeno. Los datos referentes a las características antigénicas, volumen y células, se incorporan a registros internacionales, de manera que puedan estar accesibles para todos aquellos pacientes que en cualquier lugar del mundo precisen un trasplante de progenitores hematopoyéticos.

Del total de las unidades recogidas a lo largo del 2011 y 2012 han sido finalmente congeladas 82 unidades (14%), un porcentaje similar al del resto de las comunidades integrantes en el programa Concordia. En estos tres años, cinco unidades de cordón procedentes de las donaciones de Cantabria han sido trasplantadas en distintos lugares del mundo.

Por su parte, el doctor Walias ha indicado que como ocurre con la donación de sangre no todas las madres pueden donar el cordón umbilical, ya que hay determinadas circunstancias clínicas que impiden este proceso.

Durante el acto se va a visionar un vídeo en el que una niña inglesa de 10 años, que recibió hace dos años un trasplante de cordón, da las gracias a su anónimo donante y a todos aquellos que hacen posible la donación de cordón umbilical.

También se van a dar a conocer las incidencias más frecuentes ocurridas en los tres años de funcionamiento del programa y se plantearán distintas acciones de mejora encaminadas a mejorar el índice de unidades aptas para trasplante.

Aplicaciones de la sangre de cordón umbilical

Normalmente tras el nacimiento, el cordón umbilical y la sangre que contiene son desechados. Sin embargo, hace unos años se descubrió que la sangre del cordón umbilical contiene células madre, especializadas en la renovación de las células sanguíneas, denominadas células progenitoras hematopoyéticas.

El trasplante de células progenitoras hematopoyéticas es una opción curativa, en muchos casos la única, para numerosas enfermedades malignas y no malignas en las que está dañada la médula ósea.

El trasplante de células de sangre de cordón umbilical (SCU) está indicado en personas que padecen enfermedades congénitas o adquiridas de la médula ósea, tales como las leucemias agudas o crónicas. Para estos enfermos, lo ideal es encontrar un donante compatible entre sus familiares más directos, pero esto solo ocurre en alrededor del 30% de los casos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.