España e Iberoamérica comenzarán a usar en 2013 un herramienta diseñada por el Instituto de Hidráulica de la Universidad de Cantabria (IH Cantabria) que permite medir y conocer los impactos del cambio climático en las zonas costeras.

Así lo ha anunciado este miércoles la directora de la Oficina Española de Cambio Climático, Susana Magro, que ha inaugurado, junto al alcalde de Santander y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Iñigo de la Serna, el IX Encuentro Anual de la Red Iberoamericana de Oficinas del Cambio Climático (RIOCC).

El modelo informático de esta herramienta, diseñada por el investigador Iñigo Losada y su equipo, permite determinar cuáles son los lugares "más conflictivos", teniendo en cuenta el cambio climático, para la gestión costera tanto del medio físico como socioeconómico, ha explicado Magro.

En esta herramienta "extraordinariamente potente", según ha indicado Magro, los investigadores cántabros ha recogido datos de 72.000 kilómetros de diferentes costas de los cinco continentes, información que "cada país deberá adaptar a sus costas" para así "poder tomar decisiones para desarrollar su territorio".

El sistema del IH Cantabria también se comenzará a aplicar en España, donde se esperan obtener "resultados muy interesantes", ha señalado la directora de la Oficina Española del Cambio Climático.

Para que todos los expertos medioambientales que asisten al IX Encuentro Anual de la RIOCC, que se desarrollará hasta el viernes, 5 de octubre, en Santander, aprendan a utilizar este sistema informático, los investigadores del IH Cantabria están impartiendo un taller de capacitación paralelo a la reunión.

Por su parte, el alcalde de Santander ha considerado "muy importante" que la reunión de la RIOCC se celebre en Santander, ya que es una ciudad con "grandes valores de conservación ambiental" pero que, al estar en la costa, padece "fenómenos climáticos adversos y regresivos y daños en el litoral".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.