El fin de la 'Operación Centinela Gallego', desarrollada por las Fuerzas Armadas, se ha saldado con más de 130 avisos que alertaban de incendios, quemas de rastrojo, presencia de personas sospechosas y de material incendiario. "El objetivo de la operación se considera cumplido, siendo el balance positivo", según resalta el Ministerio de Defensa.

"Hay que resaltar la eficaz labor de vigilancia y disuasión que realizan las patrullas así como la buena aceptación que año tras año se demuestra por parte de los ciudadanos, circunstancia que ha sido puesta de manifiesto por todo el personal participante en la operación", señala Defensa.

Adicionalmente, el personal desplegado en la operación ha participado en la detención de un presunto incendiario en la zona de Trives (Ourense) y se colaboró en la búsqueda de una persona perdida en el municipio ourensano de Riós.

A lo largo de los tres meses de operación, se han desplegado unos 450 de militares, que han patrullado más de 385.000 kilómetros en vehículos.

En la 'Operación Centinela Gallego' han participado unidades de la Brilat provenientes de sus tres sedes (Pontevedra, Asturias y Valladolid) y unidades de la Armada, pertenecientes al Tercio Norte de Infantería de Marina (Ferrol).

Estas unidades han cubierto tres de las cuatro provincias gallegas y han estado bajo el ando operativo del jefe de la Brilat, el general Alonso Miranda, por delegación del Jemad, que ha ejercido la coordinación de todos los medios a través de su cuartel general.

La operación, que se ha desarrollado en los montes gallegos desde el pasado 1 de agosto, ha llegado a su fin el de octubre.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.