Las entidades financieras no podrán traspasar al llamado 'banco malo' los activos inmobiliarios de menor valor económico, ya que existirá un "umbral mínimo" para realizar esas operaciones, con el objetivo de que el manejo de la sociedad no sea "imposible" y se garantice su rentabilidad.

La banca no podrá transferir al 'banco malo' activos adjudicados de menos de 100.000 euros ni préstamos por importes inferiores a 250.000 euros. El 'banco malo' "adquirirá activos a precios muy conservadores" y sacará al mercado viviendas "a precios reducidos" porque aspira a dinaminar el mercado inmobiliario en España.

Así lo ha anunciado este miércoles el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, en la que confirmó que el traspaso al 'banco malo' de los créditos al promotor y los activos que acumula la banca por el impago de créditos se hará a su "valor económico real".

Los bancos controlados por el FROB serán los primeros en transpasar sus activos problemáticosNo obstante, el ministro anunció que no se descarta que las entidades financieras acaben traspasando "otros activos cuando se advierta un grave deterioro de la actividad".

El llamado 'banco malo', que comenzará a funcionar a primeros de diciembre, contará con una participación mayor de inversores privados de lo que se había anunciado en un principio, ya que éstos tendrán al menos el 55% del capital y de la deuda subordinada.

De este modo, los propietarios mayoritarios del 'banco malo'—también conocido como sociedad de gestión de activos (SGA)—serán entidades financieras, así como aseguradoras y otros inversores cualificados, mientras que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) tendrá una participación minoritaria.

La sociedad se financiará fundamentalmente con deuda senior, que será suscrita por los bancos que transfieran sus activos, y que podrá ser utilizada para obtener liquidez en la ventanilla del Banco Central Europeo (BCE).

Además, el 'banco malo' emitirá capital y deuda subordinada por un importe equivalente al 10% de sus activos. Esta parte será suscrita por el FROB y por otros inversores institucionales privados.

En lo que se refiere a su estructura, De Guindos explicó que el 'banco malo' estará manejado por una sociedad gestora independiente y de él se podrán segregar activos o constituir fondos especializados para obtener una "gestión más ágil" de los inmuebles y de los préstamos.

Probables pérdidas

Luis de Guindos reconoció que el traspaso de los activos problemáticos de las entidades financieras al 'banco malo' les puede acarrear pérdidas, ya que se hará a "un precio muy conservador", aunque descartó que eso pueda generar nuevos problemas.

De Guindos señaló que "la entidad que tenga pérdidas estará relativamente cubierta", gracias a las inyecciones de capital público que puede llevar a cabo el Estado con la ayuda recibida de Bruselas.

El ministro insistió en que el 'banco malo' es el instrumento "más poderoso para lograr el saneamiento financiero", por encima de las inyecciones de capital del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ya que segregará los activos problemáticos de la banca.

Los primeros participantes

Las entidades financieras controladas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que son Bankia, Catalunya Bank, Novagalicia Banco y Banco de Valencia, serán las primeras en traspasar sus activos problemáticos a la sociedad de gestión de activos, a partir del 1 de diciembre.

Las pruebas (de estrés) tienen rigor y credibilidad que queda fuera de toda duda Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía, el ministro también defendió las pruebas de solvencia realizadas por la consultora Oliver Wyman sobre la banca española, que revelaron una necesidad de capital adicional de 53.745 millones de euros.

A su juicio, esas pruebas tienen un "rigor y credibilidad que queda fuera de toda duda por la profundidad y el grado de detalle del análisis, así como la dureza del escenario adverso" contemplado.

En su opinión, esas pruebas disiparán las preocupaciones de los mercados, que se centraban especialmente en la posible existencia de pérdidas materiales ocultas en relación al sector inmobiliario, así como en el potencial aumento de las pérdidas de la banca por el deterioro de la economía española y en su capacidad de absorber pérdidas futuras por una menor generación de beneficios.

"La mejor solución posible"

De Guindos ha asegurado sobre la posible petición de ayuda por parte de España a los socios europeos, que el Gobierno "tomará la mejor solución posible" para el país y también para los socios europeos.

"Sería una irresponsabilidad tomar una decisión al respecto sin saber las implicaciones que puede tener no solo para España, si no para toda la UE", ha indicado el ministro durante su comparecencia.

Por ultimo, el ministro ha explicado que el fondo de rescate temporal (MEDE), se constituirá el próximo lunes, día en el que celebrará su primera reunión.

Desahucios

Preguntado por los diputados por las medidas para paralizar los desahucios, De Guindos se refirió a los avances que ha habido en la comisión de seguimiento del código de buenas prácticas firmado por la banca española para evitar que las familias en riesgo de exclusión social se queden sin vivienda.

Según el ministro, se están atendiendo 600 peticiones de afectados y, de momento, "ha habido casos en los que se ha logrado la dación en pago y otros en los que se han llegado a reestructuraciones financieras favorables para los hipotecados", que "era el objetivo".