'Jim Dooley - Vietnam, 2009'
Jim Dooley, veterano de la Guerra de Vietnam, fotografiado en 2009 Suzanne Opton - Chrysler Museum of Art

Lucharon en la II Guerra Mundial, en Vietnam, Irak, Afganistán... No son fotografías militares, no hay medallas ni uniformes, sólo una sencilla tela a modo de túnica que los modelos usan a su antojo. Algunos aprovechan el manto para envolverse como santones y profetas, otros enfrentan la sesión con cierta expresión de desafío y ademanes teatrales; los hay que parecen buscar cierta protección en la suavidad de la tela.

El Museo de Arte Chrysler, en Norfolk (Virginia, EE UU), expone hasta el 30 de diciembre Many Wars (Muchas guerras), una serie de retratos de veteranos de guerra, protagonistas del último proyecto de la fotógrafa estadounidense Suzanne Opton (1954).

Para el proyecto, la artista acudió a una clínica de Vermont del Departamento de Asuntos de los Veteranos de los EE UU (VA). Allí siguió de cerca la terapia de un grupo de excombatientes que padecían trastorno de estrés postraumático provocado por su paso por los frentes bélicos.

Opton los retrató y grabó sus testimonios, compartieron experiencias que tuvieron lugar en décadas y batallas muy diferentes, pero a pesar de la lejanía todos tenían en común los efectos secundarios del horror: "Tras encontrarme con ellos tengo la sensación de que da lo mismo la guerra a la que vas. Volver a casa es siempre igual. No puedo imaginar una transición suave".

Recién llegados del combate

No es la primera vez que la fotógrafa explora las consecuencias de la guerra en el ser humano. También inmortalizó en su proyecto Soldier a soldados estadounidenses de Fort Drum (Nueva York), en periodo de servicio tras haber combatido en Irak y Afganistán, recién llegados de la batalla. Captó el rostro de todos sus modelos, ladeados y apoyando la cabeza sobre una mesa. Los primeros planos iban acompañados de una ficha con el nombre de cada uno y  los días que habían pasado en la contienda.

Eras un niño feliz y equilibrado. Vas a la guerra y eres otra cosaLa artista busca en las expresiones los síntomas del cambio, la prueba física de que el soldado no vuelve a ser la persona que fue antes de intervenir en un conflicto armado: "Puedes haber sido un niño equilibrado y feliz, vas a la guerra y entonces eres otra cosa. Hay una interferencia en la cronología. Eso siempre me interesó: el modo en que las personas se ajustan al trauma, a los acontecimientos, cómo crecen alrededor de ellos y cómo les cambia".