Barack Obama
El presidente estadounidense Barack Obama, se dirige al helicóptero Marine One en la Casa Blanca, antes de asistir a los actos de campaña en Henderson, Nevada. Ron Sachs / EFE

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha celebrado su último acto electoral, antes de concentrarse en la preparación del debate frente a su rival republicano Mitt Romney el miércoles, acompañado de la banda mexicana de rock Maná para atraer el voto latino en Nevada.

"Tenemos la convicción de que Obama es el mejor candidato para los latinos", aseguró Fher Olivera, cantante de Maná, ante una audiencia de cerca de 10.000 personas en la escuela secundaria Desert Pines.

Obama es el mejor candidato para los latinos

Se trata de su último acto antes de que se encierre con sus asesores para preparar el primero de los tres debates televisivos previstos, el próximo miércoles en Denver.

Entre sus asesores figura el senador y ex candidato presidencial demócrata John Kerry en 2004.

Obama señaló el domingo en su breve intervención sentirse cómodo en los debates y calificó a su rival de "buen polemista".

No obstante, agregó, su estrategia será concentrarse en un "debate serio" frente a las "ocurrencias" que, dijo, planteará el aspirante republicano a la Casa Blanca.

A la caza del voto hispano

Nevada, uno de los estados considerados "bisagra" ya que ha variado notablemente su voto en las últimas presidenciales, cuenta con un 27 % de población hispana, por lo que ambos candidatos han inundado las televisiones locales de anuncios de campaña en español en los últimos días.

Este fin de semana también estuvo en el estado Craig, uno de los hijos de Romney y que habla bien español. Obama pide más tiempo para llevar a cabo sus reformas

Por su parte, el candidato republicano ha pasado los dos últimos días descansando y concentrado en la preparación del debate electoral, sin realizar eventos públicos.

Se espera que Romney concentre su mensaje en la mala situación económica, con el desempleo por encima del 8 %, y reincida en su exitoso historial como ejecutivo empresarial.

Romney tiene convocado este lunes un mitin en Denver, donde su esposa Ann también tiene previsto participar.

Por su parte, Obama insistirá en el difícil legado que recibió como consecuencia del estallido de la crisis financiera en 2008 y pedirá más tiempo para cumplir con sus promesas de reforma y recuperación.

Ligera ventaja de Obama

Aunque los sondeos dan una ligera ventaja a Obama, el último mes de campaña será decisivo, con la celebración de los tres debates presidenciales y el de los vicepresidentes en las próximas semanas.

De hecho, el número dos republicano, Paul Ryan, ha reconocido que la campaña de su partido había tenido algunos "errores", pero se mostró confiado en la victoria el próximo 6 de noviembre.

"Estancamiento (de Obama) frente a crecimiento. Ese es la clásica elección que ofrecemos. Y eso es lo que esperamos que la gente saque del debate", aseguró Ryan.

No creo que un solo evento vaya a dar la victoria o la derrota

El candidato republicano a la vicepresidencia, sin embargo, se mostró escéptico ante la influencia que pueda tener el debate del miércoles.

"No creo que un solo evento vaya a dar la victoria o la derrota en esta campaña", dijo.

A continuación, Obama y Romney se volverán a enfrentar en otro debate televisado, el segundo, en la Hofstra University, (Nueva York) el 16 de octubre, y finalmente se verán en el tercero y último el 22 de octubre Lynn University, Boca Ratón (Florida).

Por su parte, los candidatos vicepresidenciales, Paul Ryan y el actual en el cargo, Joe Biden, sostendrán su debate  el 11 de octubre en Danville (Kentucky).

Tras el cara a cara de Denver, ambos candidatos volverán a la carretera para tratar de conquistar el voto en los otros estados que todos los analistas señalan como fundamentales para decantar la victoria final: Ohio, Virginia y Florida.