La Junta afirma que la empresa no tenía personal ni medios suficientes. Las interrupciones se prolongaron durante 56 días.