El temporal de lluvia y viento que afectó el pasado viernes a la Comunidad Valenciana ha dejado hasta 226 litros por metro cuadrado de agua en Quart de Poblet en pocas horas, y decenas de heridos por un tornado en Gandía, uno de ellos grave, además de barcos varados, vuelos cancelados y carreteras cortadas.

Los episodios de lluvias más intensos se concentraron en apenas cuatro horas en localidades valencianas como Quart (226 l/m2), Bétera (125,6) y Manises (120), según la Confederación Hidrográfica del Júcar, aunque en el acumulado hasta las 9:00 horas del sábado destacan los 142,6 l/m2 de Estubeny y los 136,8 de Moixent.

El suceso más grave se produjo en Gandía donde un tornado, que llegó a superar los 120 kilómetros por hora, arrastró la caseta donde trabajaba un vigilante de obras que fue lanzado con virulencia e ingresado a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico. El hombre, de 38 años, sigue este domingo ingresado en la misma situación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de La Ribera.. Se mantiene estable dentro de la gravedad.

El tornado dejó 35 heridos en el recinto ferial, según ha confirmado el ayuntamiento de la localidad valenciana. A su paso por la población, ha arrancado una carpa de grandes dimensiones que estaba instalada en la Plaza del Prado donde se ubica la zona de ocio durante los días de feria.

La mayor parte de las instalaciones de la feria han quedado también dañadas por el fuerte vientoSegún el concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Reig, el tornado "apenas ha durado un minuto pero que se lo ha llevado todo por delante", con especial incidencia en la plaza del Prado.

El fuerte viento ha arrancado árboles, ha derribado una parte de la noria de la feria y ha volcado un camión sobre otros coches que estaban aparcados. También se han desprendido algunos cascotes de edificios. Los miembros de la Cruz Roja han tenido que atender a algunas personas por ataques de ansiedad.

Por otra parte, una mujer de 44 años fue ingresada en La Fe de Valencia con pronóstico reservado al sufrir un traumatismo en la columna después de que una palmera se le cayera encima en la pedanía de Castellar. La mujer se encuentra "estable dentro de la gravedad", según fuentes del centro sanitario.

La mayor parte de las instalaciones de la feria han quedado también dañadas por el fuerte viento desatado la noche del viernes, según las mismas fuentes. La zona ha quedado totalmente inundada tras las lluvias caídas horas antes del accidente.

Tras el paso del temporal, la Comunitat Valenciana recupera la normalidad y según ha informado el Centro de Coordinación de Emergencias, ya no se ha registrado ningún incidente de gravedad en las últimas horas.

Reanudado el AVE Madrid-Valencia

El temporal causó problemas de circulación este pasado sábado en el AVE Madrid-Valencia por la inundación de un túnel en Torrent. El servicio continuó prestándose por la línea de ancho convencional entre ambas estaciones, aunque se acumularon retrasos de 70 minutos.

Desde la madrugada del sábado al domingo, el servicio de AVE Madrid-Valencia ha vuelto a prestarse con normalidad, según fuentes de Renfe.

La autoridad portuaria cerró el tráfico marítimo en los puertos de Valencia y Sagunto, que ya han sido reabiertos, y el aeropuerto de Manises sufrió inundaciones en algunos edificios y tuvo que cancelar siete vuelos, seis de salida y uno procedente de Ibiza, aunque según Aena ya opera con total normalidad.

La DGT ha informado de que aún está cortada a consecuencia de las lluvias la carretera CV-31 a su paso por Paterna, mientras que desde primera hora de este domingo está totalmente normalizado el servicio de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana después de que la tromba de agua afectara a varias de sus líneas.

Por su parte, el equipo de Salvamento Marítimo sigue los trabajos para trata de remolcar hacia el mar a los dos mercantes que quedaron varados frente a la playa valenciana de El Saler. Según han informado, las labores del viernes fueron infructuosas —el cabo se rompió— y este domingo tratan de fijar sendos cabos por la proa y la popa de los cargueros para tratar de moverlos mar adentro.

En estos momentos trabajan en rescatar al buque Bsle Sunrise, de bandera panameña, con 113 metros de eslora, 18 tripulantes a bordo y con un cargamento "no peligroso", y posteriormente, repetirán la tarea con el Celia, un barco de bandera de Antigua y Barbuda, de 118 metros de eslora, 12 tripulantes y cargado con contenedores vacíos.

Ambos barcos estaban fondeados el viernes por la noche frente al puerto de Valencia, que estaba cerrado al tráfico marítimo por el temporal, y fueron arrastrados hacia la playa a consecuencia de los vientos del noroeste de 60 nudos y la fuerte marejada que había en ese momento.




Consulta aquí más noticias de Valencia.