Mario Monti
El primer ministro italiano, Mario Monti. EFE

El primer ministro italiano, el tecnócrata Mario Monti, ha manifestado este jueves que estaría dispuesto a considerar un segundo mandato al frente del Gobierno de Italia en el caso de que volviera a producirse una "circunstancia especial".

Monti explicó que "lo normal" es que, después de los comicios, previsto para abril de 2013 en Italia, los partidos políticos presenten a uno de sus miembros para ocupar el puesto de primer ministro, pero "si hubiera una circunstancia especial, que espero que no se produzca, y me lo piden, consideraría la situación".

Soy un italiano raro, muy contaminado por el gusto alemán a la disciplina y el orden"No preveo que vaya a ser necesaria una segunda ocasión", dijo el primer ministro italiano al ser preguntado por esa posibilidad durante un conferencia organizada por el Council On Foreign Relations de Nueva York. El jefe del Ejecutivo italiano expresó su confianza en que las próximas elecciones en su país arrojen un "resultado claro" y el Gobierno sea dirigido por un líder político.

Sin embargo, "si es que hubiera una circunstancia en la que crean que yo pudiera ser de ayuda después de esas elecciones, estaré allí y lo consideraré", reiteró Monti, que formó en noviembre del año pasado un Gobierno tecnócrata en Italia tras la dimisión de Silvio Berlusconi.

El excomisario europeo de Competencia, que se encuentra en Nueva York para participar en los debates de la 67 Asamblea General de la ONU, recordó que su "espíritu por servir estuvo ahí cuando me pidió el presidente (ser primer ministro), pero no preveo que vaya a ser necesaria una segunda ocasión".

En la conferencia, centrada en los desafíos que afronta el euro y en el futuro de la integración europea, Monti reiteró que no cree que Grecia vaya a verse obligada a abandonar la zona del euro y alertó nuevamente de los riesgos para el sistema que podría ocasionar esa eventualidad. Preguntado sobre su relación con la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro italiano dijo que la "admira sinceramente".

"Soy un italiano raro, muy contaminado por el gusto alemán a la disciplina y el orden, no quiero que los países se vuelvan en contra de esa disciplina, en contra de Alemania, y esto está pasando en algunos países del sur de Europa", aseguró. En relación a las recetas necesarias para conseguir que el Viejo Continente afronte la crisis de deuda que atraviesa, Monti recomendó más unión bancaria, una integrada supervisión financiera europea, ser más precisos en la unión fiscal y avanzar en la unión política.