Las inundaciones por posibles fuertes lluvias son el principal riesgo de catástrofe en Ciudad Real capital, debido a la propia zona de ubicación geográfica de la ciudad y a la orografía de sus calles.

Así lo ha puesto de manifiesto este jueves Guillermo Arroyo, concejal de Seguridad, durante la presentación del Plan de Emergencias, que será aprobado ese viernes en Pleno.

El plan ha sido ya ratificado por el Gobierno de Castilla La Mancha y entrará en vigor de forma inmediata una vez que sea aprobado por el Pleno municipal.

El plan estará coordinado por un organismo central, ubicado en la sede de la Policía Local, a cuya cabeza se encuentra la alcaldesa, Rosa Romero, que será el encargado de decretar el estado de alerta, llegado el caso, y las actuaciones a llevar a cabo.

La prevención, en todo caso, será uno de los objetivos de este plan, en el que se lleva trabajando desde 2005, para lo que se establecen una serie de medida encaminadas a ello, como la publicidad del mismo entre la población.

El plan también recoge todos los efectivos humanos de los que se dispone entre Protección, Policía Local y bomberos para hacer frente a cualquier fenómeno extraordinario que se puede producir.

El documento, por otro lado, también contempla la elaboración de planes de emergencia concretos para zonas de ocio, entre otros, que deberán ser elaborados y financiados por los empresarios afectados.