La consejera de Educación, Mar Moreno, ha vuelto a reclamar este jueves "diálogo a fuego lento" al Gobierno central para evitar que el resultado final de reforma sea una "escuela pública más pequeña, con menos profesores, con menos ayudas, menos presupuesto, menos becas, menos pluralidad, menos ideas y menos solidaridad" y que, en vez de luchar contra el fracaso escolar, vaya "contra los alumnos".

En respuesta a una pregunta del PSOE-A en el pleno del Parlamento, la consejera ha recordado el consenso que alcanzó la Ley de Educación de Andalucía (LEA), cuya gestación se desarrolló a lo largo de dos años y tras un "periodo maduro" de debate. Frente a "este gran acuerdo", ha objetado al Gobierno del PP que en poco más de dos meses "y en verano" haya presentado un anteproyecto de ley "sin abrir las puertas a ninguna clase de diálogo".

Durante su intervención, ha alertado que ninguna reforma puede hacerse "de espaldas a la comunidad educativa y las comunidades autónomas" y por ello ha defendido que la Junta de Andalucía será "proactiva" en la realización de propuestas ante un anteproyecto de ley que le "preocupa" y al que ha calificado de "regresivo".

En este sentido, la consejera ha reiterado su "preocupación", sobre todo por el alumnado, porque "la reforma no va contra el fracaso escolar sino contra los que fracasan".

El objetivo de la Junta, según ha señalado, es evitar que se expulse de las aulas al alumnado con dificultades, evitar que a los 13 o 14 años tengan que elegir itinerarios segregadores, así como evitar reválidas que cuestionan al profesorado y que constituyen una "verdadera carrera de obstáculos" para los escolares. Esta reforma, ha dicho, lleva al alumnado a "decidir prematuramente su futuro académico y personal".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.