Los asuntos judiciales pendientes de resolver en Baleares han descendido un 12 por ciento durante el primer semestre de este año en relación al mismo periodo de 2011, según ha señalado el presidente del Tribunal de Justicia de las islas (TSJIB), Antonio Terrasa, quien ha atribuido esta reducción a la mayor cantidad de causas resueltas así como a la disminución de las registradas.

Durante el acto de apertura del año judicial 2012/2013 que ha presidido este jueves, Terrasa ha precisado que al inicio de este año había 85.505 casos pendientes de resolver que se habían reducido a 74.278 al término del semestre, mientras que fueron registrados un total de 105.657 y resueltos 117.907 procedimientos.

En su discurso, el presidente de la máxima instancia judicial de Baleares ha destacado que este resultado "favorable" invierte la tradicional tendencia a acumular retraso, si bien ha puntualizado que, "por desgracia, se inserta en una situación general gravemente afectada por la delicada situación económica y social" que, ha aseverado, también en el ámbito de la Justicia "obligará a un redimensionamiento inevitable".

Es por ello que Terrasa ha abogado por lograr una disminución "significativa" de los distintos asuntos además de favorecer soluciones alternativas al proceso judicial, como el arbitraje y la mediación, e impulsar medidas "eficaces" tanto para la simplificación de trámites como para reducir el "desproporcionado" número de recursos admisibles contra determinadas decisiones judiciales.

Es más, ha considerado "inaplazable" una potenciación "sustancial" de las herramientas informáticas para agilizar la gestión de los procedimientos y obtener información "constantemente actualizada y fiable sobre su estado", con un control "permanente, clave esencial para una reorganización de medios humanos y materiales que produzca un aumento de la eficacia en la respuesta judicial".

Así, entre las necesidades mencionadas por el presidente, se encuentran las de la creación de una nueva Sección Penal en la Audiencia Provincial; nuevas unidades judiciales para la primera instancia social y mercantil así como civil en Palma e Ibiza; la asignación de refuerzos en el orden social; la profundización en las medidas para la regularización del Juzgado de lo Penal número 8 de la capital balear (de ejecutorias), entre otros aspectos.

Lamenta que no se hayan creado nuevas plazas ni convocado oposiciones

Unas medidas que, ha lamentado Terrasa, "chocan con la constatación" de que durante el último año no se han creado nuevas unidades judiciales ni se han convocado oposiciones para ingresar en la Escuela Judicial, a pesar de que el número de jueces por habitante se encuentra "claramente" por debajo de la media de la Unión Europea.

Tal y como ha aseverado el presidente del TSJIB, se trata de unas preocupaciones a las que contribuye "sustancialmente" el hecho de que, "pese a los más de treinta años de arquitectura, diseño y desarrollo constitucional, a nuestro sistema judicial le sigue faltando racionalización organizativa y suficiente consenso político para su estabilidad y consolidación, evitando cíclicas oscilaciones que inconvenientemente lo someten a prueba".