La producción total en la vendimia en el Marco de Jerez de la Frontera (Cádiz) se ha situado en 46,9 millones de kilos de "excelente" calidad, lo que supone un descenso global del 27 por ciento con respecto a la cosecha del pasado año, aunque si se considera la menor superficie inscrita (7.000 hectáreas), la variación en términos de producción media por hectárea ha sido de un 22 por ciento.

En una nota, el consejo regulador ha indicado que el descenso de producción por hectárea ha afectado de forma "muy diferente" a los distintos términos municipales de la Denominación. Así, los viñedos de Trebujena han producido prácticamente un tercio menos que en 2012, mientras que en algunos términos costeros como Chiclana y Chipiona se ha recogido incluso más producción por hectárea que en la pasada vendimia.

La vendimia ha terminado después de que el ultimo de los lagares inscritos en la Denominación de Origen que permanecía aún abierto dio por concluidas sus operaciones este pasado miércoles. Ha sido una vendimia corta, pero con "un alto nivel de calidad y un grado medio superior a 11,5 Baumé".

Según indica, las condiciones climatológicas del año agrícola han sido particularmente secas, con un nivel medio de pluviosidad ligeramente por encima de los 300 litros, lo que apenas supone la mitad de la lluvia recogida en un año normal. Aunque a comienzos del verano el estado fenológico de la vid hacía prever una evolución lenta del fruto, a partir del envero se produjo una notable aceleración del ritmo de maduración, propiciado por puntuales repuntes de las temperaturas, de tal manera que en la primera quincena de agosto la uva de los pagos del interior alcanzaba ya una media de Baumé holgadamente superior a los 11º.

Además. la escasez de lluvias de primavera ha propiciado un magnífico estado sanitario de la uva, por lo que puede afirmarse que estamos ante una cosecha de una gran calidad.

Tras el último año de arranques subvencionados por la Organización Común del Mercado (OCM), la superficie inscrita en el Consejo Regulador asciende actualmente a 7.062 hectáreas, distribuidas entre 2.514 explotaciones a lo largo de los nueve términos municipales que forman la Denominación de Origen. La superficie media del viñedo se sitúa por tanto ligeramente por debajo de las tres hectáreas, si bien con notables diferencias entre municipios; así las viñas de Trebujena tiene un superficie media de sólo 0,73 hectáreas, mientras que en el caso de los viñedos del término municipal de Jerez la explotación media es de más de diez hectáreas.

El día 13 de agosto se puso en marcha oficialmente el dispositivo especial de control del Consejo Regulador, que ha alcanzado en esta ocasión a un total de 34 bodegas de elaboración y que ha movilizado a más de 40 inspectores. Como es habitual, la vendimia se ha desarrollado de forma muy escalonada, comenzando en el interior y extendiéndose progresivamente hacia los pagos más próximos a la costa. El grueso de la actividad se concentró en la última semana de agosto, siendo los últimos lagares en cerrar los de las localidades costeras y, particularmente, los dedicados a la molturación de la uva moscatel.

La de este año ha sido la tercera vendimia incluida en el Plan de Viabilidad firmado en 2010 por la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía con las organizaciones profesionales del Marco de Jerez. En base a dicho plan, aproximadamente 525 hectáreas de viñedo inscrito se encuentran acogidas al Plan Piloto según el cual su producción quedará íntegramente destinada a la elaboración de mosto concentrado rectificado.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.