Ignacio González y Esperanza Aguirre
González abraza a Aguirre antes de tomar posesión de su cargo como presidente de la Comunidad. J.J. Guillén / EFE

El nuevo presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, tomó posesión de su cargo oficialmente este miércoles en una ceremonia celebrada en la sede del Ejecutivo, en la Puerta del Sol. Allí, agradeció a Mariano Rajoy su respaldo y confesó que extrañará a Esperanza Aguirre: "Voy a tener que ser yo el que de la cara y esté en primera fila. La voy a echar de menos".

El nuevo presidente es un desconocido para los madrileñosLa preocupación de González no extraña si se tiene en cuenta que su primera labor es acometer nuevos recortes —ya anunció otro recorte de empresas públicas en su discurso de investidura— que ayuden a cuadrar los presupuestos autonómicos para 2013.

Esos presupuestos contendrán un nuevo ajuste en los servicios públicos y la implantación de peajes en las carreteras regionales, medida anunciada por Aguirre el pasado mes de mayo. Además, Madrid contará con menos dinero del Estado, ya que el Gobierno de Mariano Rajoy ha reducido las transferencias a todas las autonomías.

El desgaste de todas esas decisiones las asumirá, a partir de ahora, un hombre acostumbrado a trabajar en la segunda línea política, habituado a tratar  con los medios de comunicación como portavoz del Gobierno pero prácticamente desconocido para los madrileños.

La "ayuda" del Gobierno

González ya ha reclamado "ayuda" al Estado para poder mantener los servicios públicos. Sin embargo, este jueves no mencionó la cuestión. Sí agradeció, sin embargo, al presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, su confianza para dirigir la Comunidad. Hizo lo propio con la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, presente en la ceremonia y a la que calificó como "amiga".

Es el día más importante de mi vida políticaGonzález, que estuvo arropado por destacados miembros de su partido, además de por todas las autoridades y representantes de instituciones de la Comunidad de Madrid, confesó que este era "el día más importante de mi vida política". "Voy a responder a la confianza que me dan los madrileños con mi entrega más absoluta a sus servicio", prometió. Sin citar a oposición ni sindicatos, tendió la mano a los que quieran trabajar para mejorar la situación de la región: "Hoy les reitero el ofrecimiento de luchar contra la crisis, impulsar la generación económica y la creación de empleo".

Los líderes del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez, y de Izquierda Unida, Gregorio Gordo, no asistieron a la toma de posesión.

Consulta aquí más noticias de Madrid.