Más de 50 menores, de entre 5 y 18 años, fueron atendidos a lo largo de 2011 por el Centro de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Prevención del Maltrato Infantil de Cantabria (CAVAS). Esta cifra supone un 52 por ciento de los 110 casos recibidos por esta asociación cántabra —el resto eran adultos—, aunque sólo es "la punta del iceberg" porque hay "muchos más casos" que no se detectan.

Así lo ha indicado este jueves la presidenta de CAVAS, Eva Gómez, en una rueda de prensa en la que se ha presentado una campaña europea para la prevención de la violencia sexual contra la infancia, y en la que ha asegurado que, en Cantabria, sólo el 50 por ciento de los casos de abusos sexuales se denuncia, a pesar de que "en todos está identificado el agresor".

Asimismo, sólo el 32 por ciento de los casos de menores se denuncia en el momento en que se sufre el abuso, un cifra que se reduce en los adultos, ya que sólo un 20 por ciento saca a la luz su padecimiento en el momento de los hechos.

Y es que CAVAS recibe a "muchas personas", sobre todo adultos, que han recibido abusos en momentos "muy anteriores", por lo que las secuelas, que se suelen prolongar a lo largo de la vida, "se agravan".

Tanto en menores como en adultos, el abuso ha sido "reiterado", no ha ocurrido una sola vez. Además, entre un 70 y un 85 por ciento son víctimas de personas conocidas o familiares, mientras que los asaltos de desconocidos son "muy esporádicos".

Campaña europa

Por otro lado, Gómez ha presentado la campaña europea 'Uno de cada cinco' para la prevención de la violencia sexual contra la infancia(incesto, abuso sexual, pornografía, prostitución, trata y corrupción), que estará dirigida al ámbito educativo y a las familias.

El nombre de esta campaña, puesta en marcha por el Consejo Europeo y coordinada en España por la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato a la Infancia (FAPMI), se debe a que la Unión Europea estima que uno de cada cinco niños es víctima de algún tipo de violencia sexual.

La iniciativa se centrará en un taller preventivo de dos horas de duración e impartido por profesionales voluntarios, del que se ha informado a todos los centros educativos públicos, privados y concertados de Cantabria, así como a las AMPAS de los mismos, para que manifiesten su interés y CAVAS puede organizarlos en los centros que lo deseen antes del 31 de diciembre.

La campaña pretende proporcionar a los niños de Infantil y Primaria, así como a sus profesores y familiares, conocimientos y herramientas para prevenir la violencia sexual. También tratará de que el ámbito educativo se involucre en la creación de una Red de Prevención y un foro profesional que permita manifestar y aclarar las dificultades, desconocimientos e incertidumbres sobre el maltrato infantil.

'

La regla de kiko'

'La regla de Kiko' centrará el conjunto de materiales de sensibilización que se proporcionarán a los padres y profesores para trabajar con los niños. Una guía sencilla en la que se explica a los pequeños dónde otras personas pueden tratar de tocarles, cómo reaccionar y a quién dirigirse para pedir ayuda.

Esta regla se explica a través del cuento 'Kiko y la mano', en el que se relatan situaciones divertidas que el niño vive con la mano, hasta que ésta le dice si le puede tocar dentro de su ropa interior. Kiko dice que no porque "nadie puede tocarte dentro de tu ropa interior".

El material también irá acompañado de una guía para padres y educadores, en la que se recogen una serie de indicadores y pautas "sencillas y eficaces" para poder abordar con los niños los temas de la violencia sexual.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.