Los bomberos del Gobierno de Navarra rescataron en la mañana de este pasado miércoles a una mujer de 40 años que se había caído accidentalmente dentro de una tumba, de 4 metros de ancho, 4 de largo y 3 de profundidad, en el interior de la iglesia de la Victoria de la localidad navarra de Cascante.

La mujer, que se quejaba de dolor en la cadera, fue atendida por un equipo médico en el lugar y no precisó traslado a un centro hospitalario, según ha informado el Gobierno foral en un comunicado.

La persona accidentada es la restauradora del retablo que se encuentra al lado de dicho sepulcro, al que se accede a ras de suelo por una trampilla de 60 por 60 centímetros. Según el testimonio del párroco, la mujer se cayó dentro de la tumba después de que se fuera la luz y no pudiese ver que la trampilla estaba abierta.

La Sala de Gestión de Emergencias del 112-SOS Navarra recibió el aviso pasadas las 10 horas y movilizó a dos dotaciones del parque comarcal de bomberos de Tudela, que desplazaron una ambulancia en prevención y a un equipo médico del Centro de Salud de Cascante.

Consulta aquí más noticias de Navarra.