Piscina de Madrid
El nuevo reglamento prohíbe usar material auxiliar en el agua, salvo flotadores y tirarse de cabeza si no cubre. ARCHIVO

Los comportamientos inadecuados en las 69 instalaciones deportivas del Ayuntamiento de Madrid —como colarse o no llevar la indumentaria adecuada—van a salir muy caros a partir de octubre, cuando previsiblemente entrará en vigor el reglamento aprobado el miércoles por el pleno municipal sobre el uso y disfrute de los polideportivos municipales.

La nueva normativa, que será publicada estos días tanto en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid como en el de la Comunidad, establece un severo régimen sancionador con multas de hasta 3.000 euros justo en un momento especialmente delicado para los bolsillos de los madrileños debido a la crisis.

"Hay nuevos problemas a los que hay que dar respuesta, más usuarios y nuevas situaciones. Por eso, el reglamento incorpora una carta de servicios y de derechos y deberes de los usuarios", explicaron a 20 minutos fuentes del Consistorio.

Normativa común

Algunas de las infracciones que recoge la nueva norma ya estaban reguladas con anterioridad, pero de forma parcial y por deportes. Ahora, la novedad es que todos los deportes que pueden practicarse en estas instalaciones se regulen de forma conjunta y se sancione por igual la práctica deportiva libre y la reglada —es decir, por ejemplo, tanto a quienes van a nadar por libre como a  quienes se apuntan a un curso de natación con monitor—.

Así las cosas, los usuarios de estos espacios —que anualmente registran 28 millones de usos deportivos— se enfrentan a faltas leves, graves y muy graves. La primeras, que conllevan multas de hasta 750 euros, contemplan cosas como usar las instalaciones deportivas sin la indumentaria correcta, utilizar reproductores de música sin auriculares o no presentar el título de uso cuando lo solicite el personal.

"Una cancha de madera se puede estropear si no la usas con zapatillas y repararla es muy caro", explicaban fuentes municipales tratando de justificar la elevada cuantía de la sanción para una falta leve.

Las infracciones graves, que costarán hasta 1.500 euros, incluyen las agresiones verbales al personal o a otros usuarios, no respetar la normativa sobre consumo de tabaco, alcohol y drogas, colarse o hacerlo con el carné de otra persona. Entre las muy graves —3.000 euros—se tipifican, entre otras, las agresiones físicas o el robo de material. La multa en las graves y muy graves se podrá permutar por la prohibición de usar los polideportivos por periodos de entre un mes y cinco años.

Piscinas problemáticas

Las piscinas de verano son una de las instalaciones donde con mayor frecuencia se producen incidentes o alteraciones de la convivencia. Desde el Ayuntamiento aclaran que el nuevo reglamento no viene a regular los problemas de orden público, que señalan como una conducta aparte, sino a favorecer la convivencia evitando molestar a otros bañistas. Por eso, prohíbe usar material auxiliar en el agua, salvo flotadores; tirarse de cabeza si no cubre. Y hay que llevar el bañador y ducharse antes de bañarse.

Consulta aquí más noticias de Madrid.