Esther Arroyo tiene problemas económicos y está a la espera de que le concedan la invalidez

  • Las secuelas en la pierna que le dejó el accidente de tráfico impiden trabajar a la actriz, que está a la espera de juicio para obtener la invalidez.
  • Además, Esther Arroyo se encuentra en dificultades económicas, al no poder trabajar y por todos los gastos que le sobrevinieron tras el accidente.
La actriz Esther Arroyo, en un supermercado de la capital.
La actriz Esther Arroyo, en un supermercado de la capital.
GTRES

La modelo y actriz Esther Arroyo se encuentra en una difícil situación tanto física como económica cuatro años después del accidente de tráfico que sufrió, en el que sufrió importantes heridas y en el que murió uno de sus amigos, según asegura ella misma en una entrevista concedida a la revista Pronto.

En 2008 la furgoneta en la que viajaba Arroyo chocó frontalmente contra otro vehículo que supuestamente invadió su carril. Aquello provocó que los ocupantes, entre los que estaban Ana Torroja, el marido de Esther Arroyo y cuatro personas más, sufrieran heridas de gravedad, y uno falleciera.

En declaraciones a Pronto, la actriz asegura que tras el accidente quedó marcada física y psicológicamente y que le "quedarán secuelas para toda la vida". "Mi vida tras el accidente se basa en cuidar la pierna", asegura la modelo.

Sin embargo, Esther Arroyo, madre de dos hijos de 6 y 19 años, intenta ser positiva: "Estoy contenta de tener la pierna con cicatrices, porque pensé que me la iban a cortar", aunque su estado físico le impide trabajar, "lo intenté, y mi pierna no lo resiste", asegura y añade, "nunca más podré hacer mi vida normal, estoy esperando a que me den la invalidez.

El accidente también provocó una crisis económica en su familia, puesto que tanto su marido como ella quedaron en silla de ruedas mucho tiempo y sin poder trabajar y tuvieron que hacer frente a numerosos gastos y cuidados médicos, por lo que se vieron obligados a "malvender" su casa para poder subsistir.

La actriz también asegura que tuvo que dejar el tratamiento psicológico porque no podía pagarlo. "Llegué a tener miedo de volverme loca", aseguraba.

Ahora, Esther Arroyo está pendiente de que se celebre el juicio para poder cerrar "este capítulo", que conllevará, tras la concesión de la invalidez, "el final de una etapa, ya no habrá entrevistas, ni un papel en una película, no presentaré un programa, no habrá una serie".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento