Una caseta en el Benacantil, detrás de la calle Virgen del Socorro del Raval Roig y conocida como El Reflector (fue foco luminoso de la República para prevenir los ataques de la aviación franquista), podría convertirse en caseta forestal o almacén de jardinería. Así lo pide al Registro municipal Antonio Ponsoda y lo avala Pedro Nuñez, presidente de la asociación de vecinos. Presa del abandono y el gamberrismo, la garita, de propiedad municipal, servía como nido de palomos de Rafael Mas, colombaire con llave de su puerta.