La duradera influencia sobre el arte de los ideales románticos de lo oscuro, secreto y maligno

  • Desde Goya y Blake a Magritte o Klee, el espíritu de la melancolía y la soledad y la fascinación por el horror son los valores más persitentes para las artes plásticas.
  • La exposición "Romanticismo oscuro" demuestra con una ecléctica selección como el reverso de la razón es la fuerza común para artistas de épocas diferentes.
  • La muestra se celebra en el Museo Städel de Fráncfort.
Paul Hippolyte Delaroche pintó así a su esposa en el lecho de muerte
Paul Hippolyte Delaroche pintó así a su esposa en el lecho de muerte
Musée des Beaux-Arts de Nantes © Musée des Beaux-Arts de Nantes

La rebelión contra el racionalismo y la prioridad de los sentimientos frente a la razón están presentes como fuerza motriz en la pintura de los últimos tres siglos y marcan con su espíritu romántico las artes plásticas de artistas del siglo XVII, como Francisco de Goya o William Blake, o del XX, como Rene Magritte o Paul Klee. Todos ellos, y muchos otros, prefirieron exlorar el reverso de la razón antes que dedicarse a mostrar el mundo de forma naturalista.

De esa certeza nace la exposición Schwarze Romantik. Von Goya bis Max Ernst (Romanticismo oscuro, de Goya a Max Ernst), una sugerente muestra temática que se inagura hoy en el Museo Städel de Fráncfort (Alemania). Es la primera exposición que se celebra en el país sobre el Romanticismo como fuerza motriz de las artes.

Pintura, escultura, fotos y cine

En la muestra se exhiben más de doscientas obras, muchas de ellos cedidas por grandes pinacotecas como los museos d’Orsay (a donde viajará tras Fráncfort), el Louvre, el Prado y el Art Institute de Chicago. Aunque la estrella es la pintura, también hay esculturas, dibujos, grabados, fotografías y películas como Frankestein, Drácula y Vampyr, todas de 1931.

Los artistas presentes en Schwarze Romantik, que estará en cartel hasta el 20 de enero de 2013, aseguran el impacto de la muestra, una de las más ambiciosas por número y calidad de las piezas de las que se inauguran este otoño en Europa. Las firmas van desde Goya, Eugène Delacroix, Franz von Stuck, Carl Blechen o Max Ernst a Johann Heinrich Fuseli, William Blake, Théodore Géricault y Caspar David Friedrich, pasando por Salvador Dalí, René Magritte, Gustave Moreau, Odilon Redon, Arnold Böcklin, Franz von Stuck, Max Klinger, Edvard Munch, Hans Bellmer y Paul Klee.

Influidos por el horror de las guerras

Los organizadores quieren destacar que las obras de este grupo de creadores, en apariencia desprovistos de relación y separado por muchos años, hablan del mismo tema, "soledad y melancolía, pasión y muerte, la fascinación por el horror y la irracionalidad de los sueños". Para estos artistas, influidos por los horrores de las guerras inacabables que han asolado Europa desde el XVI, "lo horrible, lo milagroso y lo grotesco ocuparon la supremacía de lo bello y lo inmaculado".

El impulso romántico impulsó, añaden, un cambio de escenario artístico. "El atractivo de las leyendas y los cuentos de hadas y la fascinación por la Edad Media compitieron con el ideal de la Antigüedad, el paisaje local se convirtió en un tema atractivo y la luz del día se encontró con el misterio de la niebla y la oscuridad de la noche".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento