Adolfo Gacio
El alcalde de Boqueixón (A Coruña), Adolfo Gacio (dcha), uno de los trece detenidos en el marco de la 'operación Pokémon' contra el tráfico de influencias. EFE

Adolfo Gacio, alcalde del municipio coruñés de Boqueixón, ha quedado en libertad bajo fianza de 10.000 euros, después de haber prestado declaración ante la jueza Pilar de Lara, instructora de la Operación Pokémon contra el tráfico de influencias y la falsedad documental en la contratación de obras, han informado fuentes próximas a la investigación.

El regidor popular llegó a la sede judicial a las 18.00 h en un coche de color oscuro, accedió por una puerta trasera, esposado y acompañado por dos agentes de Vigilancia Aduanera, y respondió a las preguntas de la magistrada durante tres horas, han señalado estas fuentes.

Adolfo Gacio (PP), primer edil de la mencionada localidad coruñesa durante más de dos décadas, estaba en el momento de su arresto a la espera de ser nombrado de manera inminente para un cargo diplomático en la Embajada de España en Venezuela.

Otras comparecencias

Momentos antes de la llegada de Gacio al juzgado lucense compareció Román Otero, funcionario del Ayuntamiento de Santiago de Compostela y detenido también en el marco de esta investigación sobre contratos públicos.

Otero, jefe del servicio de contratación en el consistorio compostelano, no llevaba esposas y su escolta era mínima. En su caso, ha quedado en libertad y no se le ha aplicado ninguna medida cautelar, han indicado a Efe fuentes del caso.

Alberto Quintana, gerente de Sermasa, filial del grupo Vendex, otro de los detenidos, llegó también este viernes al juzgado en un coche de color negro, igualmente del Servicio de Vigilancia Aduanera, y entró en la sede judicial esposado y acompañado por agentes de Aduanas.

Este viernes solo han sido citados los tres, Gacio, Otero y Quintana, y este último no había abandonado el juzgado a medianoche.

En esta operación contra el tráfico de influencias han sido detenidas hasta el momento trece personas, entre ellas el también alcalde de Ourense, el socialista Francisco Rodríguez, que continúa en la comisaría de Pontevedra, y Francisco Fernández Liñares, exconcejal en Lugo y expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil.

El alcalde de Ourense declaró "muy tranquilo"

Uno de los abogados que se ocupa de la defensa del alcalde de Ourense, el letrado Arturo González, afirmó que Francisco Rodríguez prestó declaración ante la instructora de la Operación Pokémon, Pilar de Lara, "muy tranquilo, muy coherente, con mucha claridad en todas las declaraciones".

No se ha negado a contestar a nada, ha contestado absolutamente a todoEl regidor local socialista prestó declaración durante tres horas y cuarto ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Lugo y, según su abogado, "no se ha negado a contestar a nada, ha contestado absolutamente a todo" lo que le preguntó la instructora, "con total coherencia y tranquilidad, dentro de la situación, lógicamente". "Del contenido no les voy a decir nada porque hay secreto de sumario", añadió.

Con respecto al estado de salud del alcalde, afirmó que se encuentra "cansado, pero bien". Arturo González explicó que el regidor se "sintió un poco mal por una pequeña subida de tensión, por el nerviosismo propio del momento, pero se le dio un tranquilizante y está bien".

Por otra parte, confirmó que la defensa no valora presentar una queja por el trato que recibió el alcalde. "Ahora mismo está a la espera de que se le tome declaración a dos imputados más y, efectuadas éstas, se celebrará la vista para saber la situación personal de él y de los otros dos imputados", explicó el letrado a los medios de comunicación.

En todo caso, confirmó que tanto él mismo como su familia ya pudieron hablar con el regidor local, después de más de 48 horas incomunicado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.