Estufa interior
Esta es la estufa en la que se quemarán los votos de los cardenales que eligirán al nuevo Papa (Foto: Reuters) EFE

Las reuniones cardenalicias se suceden en el más absoluto secretismo. Los prelados se dedican al “silencio y a la plegaria” antes de elegir al que será sucesor de Juan Pablo II.

En estos días previos a la celebración del cónclave se ultiman además los detalles en la Residencia de Santa Marta,donde se alojarán los cardenales durante el cónclave. A partir del próximo lunes los purpurados ocuparán sus habitaciones y allí vivirán, no exentos de lujo, hasta que elijan al sucesor de Juan Pablo II.

Los electores


Hoy ha finalizado la séptima reunión destinada a preparar el cónclave que el próximo 18 de julio elegirá al nuevo Papa. A estas reuniones acuden los 183 purpurados miembros del Colegio Cardenalicio, pero en el cónclave sólo pueden participar los cardenales menores de 80 años, en total 115y no 117 como estaba previsto, ya que el filipino Jaime Sin y el mexicano Alfonso Antonio Suárez Rivera han confirmado que no asistirán por motivos de salud.

Aunque no participen en la votación, los octogenarios restantes sí que podrán ser elegidos Papa.

Las urnas de la votación

En el próximo cónclave se usarán tres urnas nuevas para que voten los cardenales electores, y una de ellas será utilizada exclusivamente por aquellos purpurados que por enfermedad no puedan acudir a la Capilla Sixtina y permanezcan en sus habitaciones.

Una de las urnas será utilizada exclusivamente por los cardenales electores que estén enfermos y no puedan acudir a la Capilla Sixtina a votar

Las urnas fueron presentadas hoy por el Vaticano, que precisó que al cáliz y al copón previsto en los precedentes reglamentos había que añadir una nueva urna, "necesaria para recoger los votos de los eventuales cardenales que teniendo derecho a votar estén enfermos los días del cónclave" y que antes que realizar una nueva "se ha pensado hacer tres, de un estilo uniforme".



Las urnas tienen forma de pequeña palangana, abombada, cubierta. La tapadera está coronada por una figura del Buen Pastor, que tirando de ella abre el recipiente. La tapadera de una de ellas tiene una raja, por la que se introducirá la papeleta.

Para que haya nuevo Papa las urnas deberán contener una mayoría de 2/3 en las papeletas

El día 18 los cardenales realizarán una votación secreta e individual. Para que un cardenal sea elegido Papa necesita 2/3 de las papeletas. Si no hay mayoría, se repetirán las votaciones a un ritmo de dos al día hasta realizar un total de 24. Si aún así ninguno consigue la mayoría de 2/3 bastará con mayoría simple.

¿Habrá “fumata blanca”?

Una vieja estufa de hierro servirá para quemar las papeletas de las votaciones que se hagan en la Capilla Sixtina para elegir al próximo Papa, y por la chimenea que se colocará saldrá la "fumata blanca" o "negra" que anunciara si hay o no un nuevo Pontífice.

La estufa fue presentada por el Vaticano en un vídeo. Tiene una altura de un metro y dos pequeñas puertas. En su interior, la zona de quemar tiene una bandeja. Una rejilla en su parte lateral permite la entrada del aíre.



De momento se desconoce tanto el funcionamiento como el método que se usará para que la "fumata blanca" sea de verdad blanca y no ocurra lo que en 1978, durante la elección de Juan Pablo I, cuando el humo que salió era de color gris.

El Vaticano se ha comprometido a que en esta ocasión el humo será blanco y que para que no queden dudas de que hay Papa nuevo repicaran las campanas de la basílica de San Pedro.


NOTICIAS RELACIONADAS