María Jesús García Pérez
María Jesús García Pérez, en una imagen de archivo del El diario montañes. El diario montañés/ DM

En el juzgado número 1 de lo Penal de Santiago de Compostela ya estaban avisados, la jueza María Jesús García Pérez había protagonizado una sonora polémica en Santander en 2008, cuando la multaron con 3.000 euros por criticar la Ley de la Violencia contra la Mujer, y años después, en Bilbao, fue sancionada por fumar en la sala durante los descansos de los juicios.

De nuevo, las excentricidades de la magistrada están a punto de costarle otro disgusto. Los letrados de Santiago han criticado que acuda al juicio acompañada de su mascota, un gato, y han puesto el asunto en manos del Colegio de Abogados que probablemente remita una queja ante el Consejo General del Poder Judicial, como publica La voz de Galicia. El decano de dicho colegio, Evaristo Nogueira, ha calificado de "deplorable" la actitud de la jueza al ofrecer "una pésima imagen de la Justicia".

Algunos funcionarios del juzgado han salido en su defensa. Dicen que en realidad es la pareja de la jueza quien entra y sale del juzgado con el gato al hombro, y que, en general, lo compañeros están contentos con ella.

Frases racistas

El asunto del gato podría convertirse en un nuevo episodio en el largo historial de quejas que acumula esta magistrada en forma de expedientes en el Consejo General del Poder Judicial.

García Pérez, como recoge El correo, fue sancionada por no acudir a tomar declaración a un médico acusado de mala práxis. En su lugar, prefirió machacarse un poco en un gimnasio cercano.

La gente no sabe desenvolverse en la vida

En 2006, durante una entrevista a El diario montañés, García Pérez se había despachado a gusto contra la custodia compartida— "que era una tontería total"— y había calificado el 'divorcio express' como "otro invento más de la Justicia española "para dar imagen de modernidad". Además se quejaba de que iba a tener que escuchar "muchas miserias personales" porque a la gente " le encantaba ponerse a contar los cuernos aquí" y decía que "la gente no sabe desenvolverse en la vida. No son capaces de negociar entre ellos lo mejor para sus hijos y para sus bienes".

Aunque lo que llevó su nombre hasta los periódicos fueron sus polémicas declaraciones sobre Ley Integral de Violencia contra la Mujer, de la que dijo estar "en contra", además de criticar las órdenes de protección porque "no sirven para nada".

Estas declaraciones se encontraron con el rechazo del Observatorio contra la Violencia Doméstica del CGPJ, que contempló como agravantes algunas de su más conocidas 'perlas', como que los rumanos "si no pegan a la mujer, parece que les falta algo" o que las mujeres  colombianas "toman el pelo a todo el mundo". El Poder Judicial le impuso entonces una multa de 3.000 euros.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.