Tres acusados de matar a un hombre y de herir a otro en un desguace de Cheste niegan su participación

Tres hombres acusados de haber matado a otro a tiros en 2008 y de haber herido a uno más en un desguace ubicado en la localidad valenciana de Cheste han negado este martes ante un jurado popular su participación los hechos.
Los Dos Acusados Durante El Juicio
Los Dos Acusados Durante El Juicio
EUROPA PRESS

Tres hombres acusados de haber matado a otro a tiros en 2008 y de haber herido a uno más en un desguace ubicado en la localidad valenciana de Cheste han negado este martes ante un jurado popular su participación los hechos.

Los tres hombres, que están siendo juzgados en la Audiencia de Valencia, se enfrentan a 21 años de cárcel por un delito de homicidio y otro en grado de tentativa, tal y como solicitan el ministerio fiscal y la acusación particular.

Los hechos se remontan al 20 de septiembre de 2008, cuando los tres acusados —según el relato de la fiscal— acudieron hasta un desguace de Cheste, donde dormía habitualmente la víctima, dado que el negocio era de su familia. Una vez allí, tres preguntar uno de ellos, Juan Antonio M., por unas ruedas, sacó una pistola y disparó varias veces a la víctima, al igual que hizo el hermano del acusado, Miguel M. Por su parte, el tercer implicado, Juan Antonio F., permanecía junto ellos vigilando el lugar.

En ese momento, al oír los disparos se acercó un amigo de la víctima, que también recibió varios tiros de los dos hermanos acusados, que después se dieron a la fuga junto al tercer acusado, siempre según el mismo relato.

Frente a estas afirmaciones, Juan Antonio F. ha asegurado en la vista que no estaba seguro de que los dos hermanos acusados fueran las dos personas que le acompañaban en la furgoneta ese día. Según su versión, tuvo una avería en su coche cuando volvía de Benidorm acompañado de su novia. El padastro de ésta le mando el teléfono de dos personas que le podrían proporcionar las piezas que necesitaba. Se puso en contacto con ellos y le recogieron en la puerta de su casa con una furgoneta azul oscura para ir a un taller y durante el trayecto apenas hablaron.

Cuando llegaron, el conductor del vehículo se bajó y preguntó por unas ruedas a un señor mayor y "de repente" sacó una arma y disparó unas tres veces. A continuación bajó junto al otro ocupante del coche y él se quedó en la puerta. Entonces vio a un segundo hombre que se dirigía hacía él, pero no hizo nada por ayudarle porque "el miedo" le paralizó, no porque estuviera vigilando —se ha justificado—.

Tras los disparos, los tres se subieron a la furgoneta y vio que uno de ellos tiraba algo por la ventanilla, probablemente el arma utilizada. Pidió que le dejaran bajar, pero los dos ocupantes se lo impidieron y le amenazaron con hacerle daño a él o a su familia si contaba algo de lo sucedido y le volvieron a dejar en su casa.

Juan Antonio F. ha expuesto que no se presentó ante los agentes hasta 11 meses después de los hechos también por miedo, cuando su cuñado le dijo que habían detenido a otro chico y estaba en la cárcel. No obstante, negó que fuera la familia del encarcelado quien le hubiera obligado a entregarse. En cualquier caso, ha afirmado que no conocía de nada a quienes le acompañaban en la furgoneta, ni a la víctima, ni había estado nunca en el desguace antes.

En otro desguace

Por su parte, el acusado de disparar primero, Juan Antonio M, ha negado también su implicación en los hechos. Según ha narrado, no conocía a Juan Antonio F. ni sabía dónde estaba su hermano ese día. Ha afirmado que trabajó en un desguace en Cheste propiedad del tío de su mujer, que no era donde se produjo el homicidio.

Además, ha explicado que su furgoneta, una Mercedes azul, pero de color claro, se la robaron ese mismo día sobre las 9.30 horas. Fue un vecino suyo, Eduardo, quien alertó de que se estaban llevando su furgoneta. Eduardo era el padrastro de la novia de Juan Antonio F, pero ha negado también que les pusiera en contacto. El vehículo fue encontrado por la Guardia Civil entre las 12.00 horas y las 13.00 horas con las ventanillas rotas entre otros desperfectos.

El último en declarar ha sido Miguel M., que ha contado que ese día estaba en casa de su cuñado, que nunca ha estado en el desguace y que tampoco conoce a Juan Antonio F. Además, ha afirmado que nunca ha proporcionado piezas de vehículos ni tenía relación con los coches. Ha dicho que sabía que su hermano trabaja en un desguace de Cheste, pero no en cuál. Tampoco que a su hermano le habían robado su furgoneta, una Mercedes azul metalizado clarito, hasta días después.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento