Alzhéimer
Una resonancia ayuda a ver los niveles de la proteína amiolide en el cebrebro. alzheimerinternacional.org

Identificar los signos que permitan detectar la aparición precoz de alzhéimer. Es un paso fundamental para luchar contra esta enfermedad y lo que se propone hacer la Fundación Pasqual Maragall, que para ello ha iniciado el reclutamiento de 400 hijos e hijas de personas enfermas de alzhéimer.

El objetivo principal del estudio pasa por frenar la enfermedad antes de que aparezcaTodos ellos actuarán como voluntarios y se someterán a diversos análisis periódicos. Se trata del estudio Alfa (Alzheimer y familias), un trabajo con la cohorte de personas más jóvenes de todo el mundo, ya que se busca a voluntarios de entre 43 y 63 años, bajo la premisa de que los últimos estudios apuntan que el inicio del Alzheimer se produce incluso una veintena de años antes de que aparezcan los primeros síntomas clínicos y por tanto de que se diagnostique.

El estudio tiene previsto tener los primeros datos del grupo seleccionado en un plazo de dos años, y a partir de entonces los voluntarios se someterán a pruebas cada tres años que incluyen resonancias para estudiar la estructura funcional de las redes neuronales, una punción lumbar para analizar el líquido cefalorraquídeo, muestras de orina y sangre para buscar factores genéticos y también diversos test que permitan evaluar la función cognitiva y el historial clínico de cada persona.

Los investigadores saben a día de hoy que en el inicio del alzhéimer se produce la acumulación de la proteína amiolide en el cerebro, pero el conocimiento sobre esta enfermedad evoluciona anualmente y aparecen otros posibles factores como la insulina o inflamaciones concretas, por lo que los investigadores guardarán también el líquido que extraigan a -80 grados centígrados para analizarlo en un futuro con las nuevas técnicas que surjan.

Antes se logrará frenar el alzhéimer

"Todavía no tenemos medicamentos que modifiquen el curso de la enfermedad", ha reconocido el director de la Fundación Pasqual Maragall, Jordi Camí, ya que el centenar de medicamentos descubiertos hasta la fecha no logran revertir el avance inexorable del alzheimer, aunque sí son de gran ayuda para retrasar la evolución de la enfermedad.

No tenemos aún medicamentos que modifiquen el curso de la enfermedadLos investigadores son conscientes de que es muy probable que la ciencia logre antes frenar la enfermedad y su desarrollo que curar a aquellos que enfermen en los próximos años.

El investigador principal, José Luis Molinuevo, ha insistido en que el objetivo principal del estudio pasa por frenar la enfermedad antes de que aparezca, y para ello es preciso determinar qué sucede en las etapas asintomáticas y qué factores pueden intervenir en su desarrollo.

La Obra Social de La Caixa financia el estudio Alfa, destinando 3,45 millones de euros a la Fundación Pasqual Maragall desde el año 2010. De esa cantidad, entre 2,4 y 2,8 millones se destinarán específicamente a la realización de las pruebas de este estudio, ya que calculan que el análisis completo de cada voluntario costará entre 6.000 y 7.000 euros, si bien se está negociando con laboratorios y proveedores para poder abaratar el proceso.