El 40% de 'singles' ("independientes") reconoce sentir presión social y familiar con relación a su situación personal de falta de pareja, según datos facilitados en la presentación del Salón "Single IndLife.

Además, sólo este porcentaje asegura disfrutar de sus relaciones sexuales, en comparación con el 80% de personas con parejas de larga duración que afirman lo mismo.

El 70% de las mujeres profesionales menores de 30 años no quiere vivir en pareja y aún menos ser madre por incompatibilidad con su proyecto profesional


El análisis pone de manifiesto que en España los "independientes" entre 30 y 45 años disponen de unos ingresos mensuales que superan en casi un 50% a los de media de individuos dentro del mismo intervalo de edad y consumen el 60% del total de los productos de cuidado personal del país.

Según el estudio de esta iniciativa, elaborado con datos del INE y de otras encuestas y estadísticas, prácticamente la mitad de las personas que viven de forma independiente en España, es decir 5,2 millones de españoles, se han conectado a internet para encontrar pareja.

Mujeres independientes

Al mismo tiempo, el 70% de las mujeres profesionales menores de 30 años no quiere vivir en pareja y aún menos ser madre por incompatibilidad con su proyecto profesional.

En cuanto a la distribución geográfica, Madrid y Barcelona son las ciudades que acumulan los mayores porcentajes de personas sin pareja estable.

Así, en Madrid la cantidad de los "independientes" se estima en 805.000, lo que supone el 13,8% de su población.

Diez millones y medio de españoles (el 24%) no tiene relación de pareja estable y la mitad de ellos la busca por internet, según este estudio.

Los organizadores de este salón califican como "single" a aquellas personas que viven de forma independiente, incluso aunque lo hagan con su familia.

De ellos, el 80% son solteros, un 12% separados y un 8% viudos.

El 37% (3,9 millones) vive con sus padres; el 35% (3,7 millones) lo hace por su cuenta y el 20% (2,1 millones) comparte piso con sus hijos.

Asimismo, la población española se aproxima a la media europea, que contiene en su sociedad, un promedio del 30% de personas sin pareja estable.