Verduras y hortalizas
Estantes de un supermercado con verduras y hortalizas. Santiago Talavera

Comemos peor de lo que podríamos. Aunque crece la conciencia sobre cómo nos alimentamos y aumenta el consumo de frutas y hortalizas, los españoles seguimos sin alcanzar los niveles saludables.

Lo que más comemos: bebidas sin alcohol, lácteos, verduras y hortalizasAsí lo señala un estudio realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente junto con la Fundación Española de la Nutrición (FEN), que ha analizado el "plato medio" consumido por los españoles durante el año 2008, desglosando la cantidad de cada grupo de alimentos que consume una persona al día.

El informe muestra que en nuestra alimentación el mayor consumo corresponde al grupo de bebidas sin alcohol, seguido de los lácteos, verduras y hortalizas. Además, los ciudadanos mantienen un consumo adecuado de pescados y mariscos pero, no logran alcanzar los adecuados niveles de ingesta de legumbres y cereales.

En concreto, se ha constado que el consumo de cereales, patatas, verduras, hortalizas y legumbres se encuentra por debajo de las recomendaciones, mientras que la ingesta de productos lácteos, pescados, carnes magras, huevos, grasas, dulces y embutidos, se sitúan por encima de los niveles recomendados.

Más potasio, calcio y fósforo

En relación a la calidad de la dieta, el trabajo ha estudiado el consumo de algunos micronutrientes. Así, la ingesta de potasio –mineral complementario al sodio en el funcionamiento de las células– se situó en 3,8 gramos al día, mientras que lo recomendable es que sea de entre 4 y 5 gramos diarios.

Asimismo, la relación de ingesta de calcio y fósforo por parte de los españoles se situó también por debajo de los niveles recomendados, aunque el consumo de ambos alcanzó las cuotas recomendadas.

La dieta con más calorías, en Castilla y León, la de menos calorías es MurciaRespecto al aporte de energía y nutrientes, el estudio ha comprobado que la ingesta media de energía es de 2.110 calorías al día y que, de ella, el 40% viene aportada por los grupos de cereales, derivados, aceites y grasas. Asimismo, el 11,8% del aporte de energía procede de las carnes y el 2,7% de los pescados y mariscos.

Por comunidades autónomas, los investigadores han comprobado que los ciudadanos de Castilla y León son los que más consumen productos energéticos (2.458 calorías al día), seguido de Asturias (2.453), Cantabria (2.405), La Rioja (2.391), Canarias (2.276), País Vasco (2.260), Galicia (2.238), Aragón (2.208), Cataluña (2.150) y Extremadura (2.095).

Asimismo, las regiones que tienen un consumo más bajo son Baleares (2.066 calorías al día), Navarra (2.064), Castilla-La Mancha (2.047), Madrid (2.019), Andalucía (1.994), Valencia (1.864) y Murcia con 1.864 calorías al día.

A la vista de estos datos, hay que volver a señalar la importancia de consumir aceite de oliva, base de la dieta mediterránea. La FEN ha recordado la necesidad de mantener un aporte de ácidos grasos monoinsaturados, presentes en la dieta de la población española gracias al consumo de aceite de oliva como grasa culinaria.

Por ello, ha recomendado reducir el aporte de ácidos grasos monoinstaurados y, ha pedido a los ciudadanos que presten "especial atención" a los poliinstaurados, especialmente a los pertenecientes a la familia omega-3, ya que su ingesta se relaciona con la prevención de algunas enfermedades. Los datos del estudio indican que su consumo es de 0,6%, situándose la recomendación actual de consumo entre 0,5 y el 2%.