Murcia registra 3.270 divorcios, separaciones y anulaciones matrimoniales en 2011, un 1,33% más que el año anterior

El año pasado hubo un total de 3.044 divorcios, 222 separaciones y cuatro nulidades
Imagen de una Boda
Imagen de una Boda
WIKIMEDIA/ ÍCARO MORENO RAMOS

La Región de Murcia registró en 2011 un total de 3.270 divorcios, separaciones y anulaciones matrimoniales, lo que supone un 1,33 por ciento más que en el ejercicio anterior, cuando hubo 3.227. De este modo, anotó una tasa de 2,22 disoluciones matrimoniales por cada 1.000 habitantes, 12 décimas menos que la medida estatal.

En concreto, hubo 3.044 divorcios, 222 separaciones y cuatro nulidades en 2011 frente a los 2.998 divorcios, 225 separaciones y cuatro nulidades de 2010.

Según los datos hechos públicos este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2011 se produjeron 110.651 disoluciones de matrimonios en el conjunto del país, un 0,3 por ciento más que en 2010.

Por tipo de ruptura, en 2011 se produjeron 103.604 divorcios (un 0,7 por ciento más que en el año anterior), 6.915 separaciones (un 4,6% menos) y 132 nulidades (un 5,7% menos). Los divorcios representaron el 93,6 por ciento de las rupturas matrimoniales en el año 2011, frente al 6,2 por ciento de las separaciones y el 0,1% de las nulidades.

El 67 por ciento de las disoluciones matrimoniales en el año 2011 fueron de mutuo acuerdo, porcentaje similar al 67,6% registrado el año anterior. Del total de divorcios, el 66,8% fueron de mutuo acuerdo y el 33,2% no consensuados. Por su parte, el 70,8 por ciento de las separaciones fueron de mutuo acuerdo y el 29,2% contenciosas.

Las rupturas consensuadas de divorcios registraron una ligera disminución en términos relativos respecto al año anterior, ya que en 2010 el 67,4% de los divorcios fueron de mutuo acuerdo. Por su parte, las separaciones consensuadas experimentaron un ligero aumento, representando un 70,7 por ciento sobre el total de éstas en 2010. En el 11,4% de los divorcios hubo separación previa, frente al 13,3% del año anterior.

El mayor número de rupturas calificadas como nulidades matrimoniales tuvo lugar en la franja de edad entre 35 y 39 años, tanto en hombres como en mujeres, mientras que en las separaciones y divorcios se situó entre los 40 y 49 años.

La edad media de las mujeres en el momento de la disolución matrimonial fue de 42,3 años (42,0 años en los divorcios, 46,9 en las separaciones y 38,3 en las nulidades). En el caso de los hombres, la edad media fue de 44,9 años (44,6 años en los divorcios, 49,2 en las separaciones y 44,1 en las nulidades).

Dichas edades medias fueron ligeramente superiores a las registradas en 2010 (42,0 para las mujeres y 44,6 años para los hombres). El 85 por ciento de las disoluciones matrimoniales registradas en 2011 tuvo lugar entre cónyuges de nacionalidad española. En el 9,5 por ciento uno de los cónyuges era extranjero y en el 5,5% ambos cónyuges eran extranjeros.

Respecto al año anterior se aprecia un ligero aumento en términos relativos, tanto de las disoluciones en las que ambos cónyuges eran extranjeros (4,9% en 2010), como de aquellas en las que al menos uno de los cónyuges era extranjero (8,9%).

La duración media de los matrimonios disueltos en el año 2011 fue de 15,7 años, cifra ligeramente superior a la observada en 2010. Los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 15,4 años, las rupturas por separación de 20,8 años y los anulados de 7,7 años. Tres de cada 10 divorcios se produjeron después de 20 años de matrimonio y dos de cada 10, en uniones que duraron entre seis y 10 años.

En el caso de las separaciones, el 47,5% de los matrimonios tuvo una duración superior a 20 años y el 15,7 por ciento entre seis y 10 años. Atendiendo al estado civil de los cónyuges cuando contrajeron el matrimonio que se disuelve, la mayoría eran solteros. En el caso de los varones, el 6 por ciento eran divorciados y el 0,6% viudos. Entre las mujeres, el 5,5% eran divorciadas y el 0,4 por ciento viudas.

Disoluciones de matrimonios según hijos,

Pensión y custodia

El 42,8 por ciento de los matrimonios disueltos en el año 2011 no tenían hijos, porcentaje similar al del año anterior (42,9%). El 48,4% tenían solo hijos menores de edad, el 3,9% solo hijos mayores de edad dependientes económicamente y el 4,9 por ciento hijos menores de edad y mayores dependientes. El 28,5% de los matrimonios disueltos tenía un solo hijo.

En el 57,2 por ciento de las rupturas matrimoniales se asignó una pensión alimenticia, cifra similar a la del año anterior (57,1%). En el 85,9% de los casos el pago de la pensión alimenticia le correspondió al padre (87,5% en 2010), en el 5,1 por ciento a la madre (5,0% en el año anterior) y en el 9 por ciento a ambos cónyuges (7,5% en 2010).

La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 81,7 por ciento de las rupturas matrimoniales, cifra inferior a la observada en el año anterior (83,2%). En el 5,3 por ciento de las disoluciones la custodia la obtuvo el padre (frente al 5,7% de 2010), en el 12,3% fue compartida (10,5% del año anterior) y en el 0,7% se otorgó a otros (instituciones, otros familiares).

En el 12 por ciento de las rupturas matrimoniales hubo pensión compensatoria. En nueve de cada 10 casos la pensión compensatoria fue pagada por el esposo. En lo que concierne a la presentación de la demanda de disolución matrimonial, en el 48,4 por ciento de los casos la demanda fue presentada por ambos cónyuges, en el 32,8% por la esposa y en el 18,8 por ciento por el marido. Este orden de prelación se mantuvo tanto en los divorcios como en las separaciones.

El 70,8% de las demandas de divorcio se resolvió en menos de seis meses (frente al 72,4% en 2010), mientras que el 9,2% se demoró más de un año (8,1% en el año anterior). En las separaciones, el 76,6% se resolvió en menos de seis meses (76,7% en 2010) y el 7 por ciento tardó más de un año (7,1% en el año anterior).

La duración media de los procesos de disolución matrimonial fue de 5,0 meses, cifra ligeramente superior a los 4,8 meses observada en 2010. La duración media del procedimiento de disolución fue algo menor en las separaciones (4,4 meses) que en los divorcios (5,0 meses).

Datos por comunidades autónomas

El número de disoluciones matrimoniales por cada 1.000 habitantes en España fue de 2,34 en el año 2011. Por comunidades autónomas, las que registraron las mayores tasas de rupturas matrimoniales por cada 1.000 habitantes fueron Canarias (2,86), la ciudad autónoma de Melilla (2,71) y Comunitat Valenciana (2,70).

Por el contrario, las comunidades autónomas con menores tasas de rupturas fueron Extremadura (1,70), Castilla y León (1,76) y Castilla -La Mancha (1,78).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento